Mascotas

Entrenamiento de los guías y perros de rescate

¿QUIENES SON ESTOS CANES RESCATISTAS? ¿COMO SE ENTRENAN?

Tanto los guías como los perros se forman para ello, no todo aquel humano que quiera participar en esto puede hacerlo, debe contar con cierto perfil psicológico y de habilidades, al igual que los perros que no hayan sido seleccionados para dichas tareas.


Lo más importante a la hora de elegir el perro es saber quién es el guía que lo va a llevar, porque cada guía tiene un carácter y tiene unas formas de entrenarlo. El manejador, no solo se capacita en obediencia del perro, sino que debe saber primeros auxilios para el perro y para humanos, además conocimientos básicos como de búsqueda en estructuras colapsadas y la capacidad de hacer un análisis estructural rápido. Todo esto para saber adónde soltar su perro y así aprovechar el tiempo de búsqueda al máximo.

La Selección
Pueden ser desde cachorros para ser entrenados; aunque la edad ideal para entrenamiento especializado es entre un año y dos, porque el carácter de un cachorro puede cambiar y después se tiene que empezar de cero, mientras que los perros mayores a 24 meses suelen tener un carácter ya definido. Muchos grupos empiezan a enseñar a los 11 meses, y a los dos años ya están «operativos».


La raza

no se tiene tan en cuenta, es más cuestión de gustos, aunque las más utilizadas para este tipo de trabajos perteneciente a la línea de cazadores o rastreadores como lo son los Labradores, los Golden, los Pastor Alemán, Pastor Holandés, Pastor Australiano, Border Collie o un Pointer, Además otras razas responden muy bien al estimulo y la preparación que se les da, se busca que les guste jugar, porque el premio es el juego, pero tampoco es imprescindible, a veces se les da comida, solo necesitan una motivación.


1ra Evaluación
Los perros tienen que pasar evaluaciones para determinar si son aptos para convertirse en binomios canino (la relación de confianza y empatía que tienen un perro y un humano desarrolla una gran empatía por encontrar personas y rescatarlas) Esta evaluación comienza desde que son cachorros, requisitos y características destacan desde temprano, su capacidad olfativa, conformación física y su nivel de respuesta a las pruebas donde tiene que demostrar sus diferentes habilidades, por lo que no importa si son de raza o mestizos.


2da Evaluación
Primero pasan por el filtro médico encargado de ver si el perro está sano, después con los instructores para ver si el perro no tiene ansiedad o es agresivo. Son perros que por sus cualidades, sus instintos, sus impulsos y su carácter, son canalizados para el trabajo que hacen, tienen la capacidad de adaptarse en climas extremos y en varios tipos de superficie.


Entrenamiento con guía
Cada perro tiene a su guía, manejador o tutor, que es quien le da casa, comida y se encarga de mantener actualizado su entrenamiento y que esté en buena forma física. Prácticamente son sus perros, viven con ellos, son sus mascotas y cuando no están trabajando son parte de la familia.


Formación de cachorro a un perro especializado

Ya seleccionado, comienza el proceso de educación que se divide en dos: la obediencia y el olfato. Al inicio es mucha socialización y cobro de recompensas. En las instalaciones practica obediencia y a caminar por escombros, por el monte, (e incluso trabajan desde barcos para localizar restos de personas bajo el agua) todo en forma de pequeñas dificultades en un plano de juego y diversión. Cuando ya va conociendo y se acostumbra a esas situaciones de polvo, humo, fuego o agua, a partir de ahí se le van poniendo pruebas.

Uso de la nariz
Con el olfato lo primero que se hace es esconder al dueño, luego a un compañero del equipo y finalmente a una persona desconocida.
Nuestro aroma personal y exclusivo procede de las bacterias que viven en nuestra piel y de las células muertas que desprendemos a causa de la exposición a los factores ambientales y orgánicos, ese es el “olor de referencia”, a través de una de ropa, un objeto que haya tocado o el último lugar con alta carga olorosa donde estuvo esa persona para poder iniciar la búsqueda detectando la estela, o “cono” de dicho olor.


Otro tipo de búsquedas
Los perros son capaces de rastrear la presencia de drogas, especies, animales en peligro de extinción en aduanas, venenos, tumores, diabetes, primeras señales de un ataque epiléptico o incluso el virus Covid-19 por mencionar algunos ejemplos de su trabajo.


La educación
Para que un perro pueda ser considerado apto para la búsqueda de personas es un proceso mínimo de entre 8 y 12 meses para considerarlo como operativo, mas el tiempo que requieran las certificaciones. Tiempo óptimo para formar un binomio de un guía y un perro está entre las 2.000 y las 2.500 horas aproximadamente, para que un perro sea clasificado como operativo en rescate. A partir de ahí tendrá un mantenimiento de cerca de 1.000 horas de entrenamiento anuales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba