CONSEJOS PARA CUIDAR NUESTRA MASCOTA CUANDO SUBE LA TEMPERATURA EN VERANO (parte 2)

EL GOLPE DE CALOR

no es algo repentino, no pasa de un momento a otro, ten cuidado y sucede cuando la temperatura exterior es muy elevada durante mucho tiempo, el jadeo es insuficiente para bajar la temperatura.
La consecuencia es un aumento de la temperatura corporal tan elevada que puede ocasionar fallos en distintos órganos.
Los primeros síntomas serian: jadeo extremo, mareo, produce mucha saliva (el vapor de agua caliente procedente de los pulmones se condensa al tocar las glándulas salivales de la boca y la lengua, que están más frías, y se transforma en agua líquida y cae en forma de gotas), debilidad y apatía…hay que refrescarlo rápidamente
La nariz del perro también nos puede poner en alerta. Una trufa húmeda es un indicador de que nuestro perro se encuentra bien, si está seca puede ser un indicio de que tiene fiebre.

A través de las almohadillas de sus patas también eliminan sudor, deja una huella húmeda, es otro de los síntomas evidentes de que está pasando calor y sudando. De hecho, cuando hace mucho calor, dejan huellas como si estuvieran mojados.
A partir de ahí, los síntomas graves son los vómito, diarrea, shock y desmayo, el animal está fatigado, somnoliento, sin apenas actividad, puede estar pasando calor, porque cuando siente el exceso de sofoco “su cuerpo esta aletargado y trata de reducir el gasto de energía y reservarla para la termorregulación.

¿Qué es lo que hay que hacer?
· Puedes poner toallas mojadas sobre su cuerpo, con agua no excesivamente fría, poco a poco… Nada de ponerle hielo, sería demasiado drástico, enfriar al perro para que su temperatura baje hasta 39ºC
· Si estaba en un auto o en algún lugar cerrado donde la temperatura es elevada, trasládalo en brazos lo antes posible a una zona donde haga menos calor, a la sombra.
· Mójale con agua fresca, nunca con agua helada. Puedes refrescarle pasando toallas húmedas por los pies, por el cuerpo, por el cuello, en torno a la cabeza… Pero no le cubras por completo con ellas.
· Humedécele la boca, pero no le fuerces a beber.
· Frota alcohol o pasa un cubito de hielo por sus axilas, inglés y nuca.

· Masajea la parte inferior de las extremidades para favorecer la circulación.
Si ya respira bien, se recupera y parece estar mejor no lo dudes: al veterinario.
Espero te sirva esta lectura, este verano puede ser muy duro para tu mascota, CUIDALA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.