CONSEJOS PARA CUIDAR NUESTRA MASCOTA CUANDO SUBE LA TEMPERATURA EN VERANO (parte 1)

Cuando la temperatura sube y nos parece insoportable, significa que al perro le será aún peor y es peligroso porque tolera el calor menos que una persona.
El mecanismo para lidiar con los cambios bruscos de temperatura de un perro no es eficaz. Ellos eliminan el calor jadeando (a través de la respiración), sudando (tienen glándulas sudoríparas en las almohadillas de las patas) y a través de zonas de poco pelo como la barriga (cuando se tumban en superficies frescas es precisamente para liberar calor por conducción).
Si además le sumamos el calor del ambiente, ya no podrán compensar la temperatura externa con la interna convirtiéndose en un grave problema.
PRECAUCIONES QUE TOMAR CON ESOS BUENOS AMIGOS

Hidratación Sácalo a la calle muy temprano por la mañana o por al caer la tarde, cuando la temperatura sea más manejable, lleva agua afuera para ofrecerle. Refrescarle en momentos de más calor, poniéndole agua en la nuca y en la barriga. Si ves que tu perro no bebe mucha agua puedes ofrecerle cubitos de hielo con algo de caldo o con frutas para animarle a que se hidrate así, de forma divertida.
Evitar los espacios cerrados y calurosos, como dejar al perro un rato encerrado en el coche en pleno verano. No hay que hacerlo jamás, ni por un breve espacio de tiempo. En pocos minutos el animal puede padecer un golpe de calor, dentro del coche, y acabar falleciendo. La temperatura en el interior del vehículo puede alcanzar valores de hasta 50 ó 60º C,

aunque la exterior sea más baja, lo que puede ser fatal en muy poco tiempo.
Usar camas levantadas del piso, es recomendable cambiar la cama habitual del perro por camas levantadas del suelo y hechas con material transpirable. También hay esterillas refrigerantes para ayudarles a mantener la temperatura corporal.
Con un perro que tiene condiciones previas, como insuficiencia renal o cardíaca, hay que aumentar las precauciones para evitar que el golpe de calor agrave su estado de salud. En caso de duda, hablar con su veterinario.
Hay razas más adaptadas a climas cálidos que otras, como los perros nórdicos, recomiendo pedir opinión al veterinario de confianza, especialmente si vive en regiones muy calurosas.

Evita caminar sobre asfalto caliente o las baldosas de algunos patios o aceras, las altas temperaturas pueden provocarle quemaduras en las almohadillas de las patas, que, a pesar de estar endurecida, no deja de ser piel. Ten en cuenta que, para algunos perros más jóvenes, más viejos o con sobrepeso el efecto del calor es aún más marcado, más peligroso. Y más sensible si hay heridas, quemaduras, rozaduras, cortes
Espero te sirva esta lectura, este verano puede ser muy duro para tu mascota, CUIDALA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.