SUPERIOR SPIDER-MAN, EXPLORANDO AL HÉROE

Lanzado en el año 2013 por Marvel, Superior Spiderman ha sido una de las historias más interesantes del amigable vecino arácnido. Con un Doctor Octopus enfermo y moribundo se inician los sucesos de este cómic.

Una idea surge del Doc Ock, intercambiar mentes con Spiderman. Consiguiendo así un cuerpo sano y condenando a su enemigo a la muerte en su cuerpo enfermo. Poniendo el plan en acción la transferencia de mentes es exitosa. Doctor Octopus es ahora Spiderman, más mediante un error, unos chispazos de la conciencia de Spider se juntan con las memorias de Octopus, dándole una pizca de todo el dolor, sacrificio, amor y responsabilidad que implica ser Spiderman. Inspirando cambio en la mentalidad del villano y con una nueva visión del mundo decide que será Spiderman. No será como Peter Parker, no, él buscará ser superior.

Vemos como del egoísmo, el sacrificio, como del villano surge el héroe. Doc Ock con su nuevo cuerpo se da cuenta de la verdadera fuerza que tiene Spiderman, pero que este último contenía para no matar o dañar permanentemente. Lo vemos realmente entender el peso de ser Spider, no todo se trata de pelear contra criminales o columpiarse por edificios, a veces se trata de ver a la persona que no se pudo salvar morir en tus brazos.

La historia explora de una forma inusual lo que significa ser un héroe, representa un crecimiento, desarrollo y redención de un villano. Claro está, Superior Spiderman no será igual de compasivo que Peter Parker, siendo una versión mucho más violenta y ególatra pero aparentemente más eficiente de Spiderman.

Algo que vale la pena mencionar, es que restos de la mente de Peter Parker siguen escondidos en su cerebro por lo que en algunas secciones del cómic su conciencia y la del Doc Ock entrarán en conflicto poniendo en perspectiva las ideologías de ambos personajes.

Un gran poder también significa una gran responsabilidad, y para no abusar de la responsabilidad se necesita un gran hombre. Eso es lo que Superior no logra comprender y eso lo ancla. Además de responsabilidad y sacrificio, es una historia que habla sobre la humildad y reconocer errores propios. Si uno se encierra en una burbuja de egolatría será incapaz de reconocer sus fallas y deficiencias, de crecer como persona. Las personas tenemos potencial extraordinario, más la egolatría es algo que muchas veces impide ser una versión superior de sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.