El consuminsmo y presión social en los adolescentes

El poder consumir está bien, pues necesitamos cubrir algunas de nuestras necesidades que están al alcance de nuestras manos, ropa, alimentos y para relacionarnos con nuestros amigos. Sin embargo, se convierte en un problema cuando excedemos los niveles tolerables de compras. Hoy en día, estos 2 términos se han confundido e idealizado de diferente manera, pero nos encontramos en un pensamiento erróneo.
El consumismo, es la sensación de querer comprar de manera desesperada productos, con el fin de llenar un vacío emocional, produciendo un malestar social. A veces nosotros por la edad queremos estar comprando constantemente, solo para encajar a determinado grupo social, pero en realidad no nos damos cuenta de que nos estamos haciendo daño.
Esta acción lleva a muchos adolescentes a sobrevalorar todo lo posible y a no sentirse satisfechos con nada de su alrededor, al mismo tiempo se desarrolla en muchos de ellos un rechazo hacia el esfuerzo y el sacrificio. Muchas veces esto es influenciado por “amistades” y las redes sociales, cambiando conductualmente el comportamiento. Pues, esto se ve afectado por la presión social, ya que al estar en esta etapa estamos en constante cambios realizando algo que en reiteradas veces no queremos, pero necesitamos la aprobación y opinión de los demás, dándole un mayor énfasis a lo que creen los demás sobre nosotros.

Refiriéndonos a lo emocional, está muy claro que la presión social es un efecto que, ejercido en una persona, al punto de que este individuo llegue a dudar de sus pensamientos, aspectos actitudinales y costumbres acerca de una situación, tema, ambiente o acontecimiento; tal y cual se muestra con las compras compulsivas que quieren realizar en ropa solo para estar a la moda, videojuegos para poder jugar con los amigos e inclusive en aparatos tecnológicos.
Es por ello por lo que, se puede llegar a la conclusión que la presión social y el consumismo son dos problemáticas que van de la mano y también afectan emocionalmente en los adolescentes, ya que estamos en una etapa de nuestra vida en donde siempre queremos encajar en los estándares que muchas veces nuestras amistades imponen, solo para poder ser aceptados y formar parte. Sin embargo, tenemos que tomar consciencia sobre ello, porque es muy importante recalcar que tenemos que valorar el esfuerzo que hacen nuestros padres para poder darnos todo lo que necesitamos sin excedernos.

María José Nunura
mariajosenunuracarpio@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.