¿CUÁL ES EL MEJOR PLATO PARA MI MASCOTA?

La parte estética puede ser importante pero la calidad es el factor principal, hoy vamos a analizar tres materiales y sus características principales para ayudarte a escoger entre metálico, plástico y cerámica.

EL plato metálico o de acero inoxidable no se rompe ni se deteriora fácilmente, por lo que la durabilidad es mucho mayor que la de los de plástico. Resisten a los golpes, arañazos, e incluso posibles mordiscos de tu mascota, es económico, liviano, resistente a la corrosión y al desgaste; no acumula partículas tóxicas para tu mascota, puedes ponerlo tu lavaplatos. Busca uno de buena calidad y te durará años. Lo malo es que pierde el brillo por culpa de la saliva de tu mascota y que puede quedar poco acogedor. Errores que comete un dueño: no lava el plato en semanas, es recomendable enjuagar y cambiar el agua varias veces al día y lavarlos cada 3-4 días. Si usas lavaplatos ten platos extras para no dejar a tu mascota sin agua o comida por horas.

El plato de plástico es versátil, muy ligero, económico, duradero si son de buena calidad y puedes ponerlos en tu lavaplatos. Bueno para la comida húmeda, cómodos de manejar y puedes guardarlos en un armario sin miedo a que se caigan y se rompan. Lo malo es que puede ser tóxico para tu mascota. Además, el plástico es un material peligroso que tiende a generar trozos afilados cuando se quiebra, si un perro fuerte lo rompe en múltiples pedazos, tu perro puede acabar con alguno de ellos dentro de su estómago causándole una peritonitis. También hay materiales plásticos que dan alergia a algunos animales.

El plato de cerámica es un material que genera debate entre los padres de mascotas, a algunos les encanta porque le da valor a la estética de tu hogar y hay una gran variedad de diseños y dibujos. Lo malo, es que Los platos de cerámica que son porosos, acumulan más bacterias en su interior y no se eliminan del todo, aunque los laves a diario, con la excepción de los que tienen una capa protectora, se romperán con cualquier golpe o caída, se desgastará con tanto lavado y deberás cambiarlos con más frecuencia si no quieres poner en juego la salud de tu mascota.

Ojalá te sirva esta información, al final es una elección personal y que dependerá de tu estilo de vida, de la forma de ser de tus mascotas.

¡Pero hay situaciones especiales o dueños más exigentes que pueden requerir platos más avanzados, con programación manual o automática y hasta acceso restringido por microchips o cámaras! Te lo dejo de tarea…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.