Enséñales a encontrar su pasión

Sentir pasión por lo que hacemos le da sentido a nuestras vidas. Es una motivación genuina y maravillosa para seguir experimentando y viviendo a plenitud cada segundo. Cuando nos apasionamos por algo, nos volvemos más creativos y buscamos mil y una maneras de hacerlo mejor. La pasión pinta la vida de ilusión.

Cuando se trata de ayudar a nuestros hijos a encontrar su pasión en el mundo, los padres tenemos un gran compromiso y, sin duda, nuestro papel en esa tarea es vital, pues somos sus principales guías y los que más incidimos en su aprendizaje en esos primeros años. Aquí les dejo algunas recomendaciones:

1. Educa con el ejemplo: descubre lo que te apasiona y haz tus labores sin quejas sin sentido, con ilusión, ponle buena actitud a tus acciones. Date el tiempo para disfrutar ese helado, deja a un lado la prisa, permite que tus hijos te vean saborear con calma los momentos.

2. Permíteles experimentar cosas nuevas: invítalos a probar cosas diferentes (una comida, un juego, un lugar, una actividad, etc.), a aprender algo nuevo y a conocer el mundo de distintas maneras cada día. Observa lo que les gusta o les llama la atención y trata de exponerlos con frecuencia a esto.

3. Déjalos que fluyan: incentiva en ellos el uso de la intuición, dales más preguntas que respuestas, estimula su curiosidad y su capacidad de pensar de manera crítica. Déjalos ser y propicia siempre su autenticidad.

4. Evita las críticas: si quieres que descubran su pasión y afiancen su autoestima, no los critiques cuando cometan errores o cuando decidan que ya no les gusta algo que antes amaban. Cambiamos permanentemente

y ellos también tienen derecho a cambiar de rumbo de vez en cuando.

5. Anímalos a persistir: en el momento en que duden de su capacidad para alcanzar sus sueños, enséñales maneras de cómo podrían lograrlo, preséntales opciones y déjalos elegir soluciones. Motívalos, recuérdales que son seres con un enorme potencial, únicos e infinitamente valiosos.

Por último, ve lo bueno en tus hijos, no te enfoques testarudamente en sus defectos. Aprende a sentir pasión por ellos y a dar gracias por su presencia cada vez que el sol te despierte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.