Mis plantas

Pasear por tu jardín o ver crecer a tus plantas en el balcón son placeres de la vida. Un trabajo con su merecida recompensa y que aporta beneficios a tu salud y te permite practicar un envejecimiento activo en la vejez. Las plantas, la naturaleza, se pueden disfrutar a cualquier edad. Hoy les quiero compartir algunos beneficios de la jardinería a la 3ra edad.
Es una manera de mantenerse activo y saludable, con beneficios tanto a nivel físico como mental, no requiere de un sobreesfuerzo, tan solo lo justo para mantenerse en buen estado ya que supone un ejercicio de baja intensidad, pero de extendida duración que ayudará a cuidar la salud de tus músculos, mantener las articulaciones en condiciones óptimas y prevenir la osteoporosis ya que mientras pones a punto tus plantas trabajas la movilidad y la flexibilidad de todo tu cuerpo.
Es una afición que requiere planificación, organización, motivación y concentración, lo que ayudará a mantener tu cerebro sano y activo y pone a trabajar tu memoria para mantener una rutina de actividades muy bien definidas. Trasplantar una maceta, podar las hojas, mantener al día el riego de tus plantas o aplicar sustratos son acciones que implican atención y memoria sobre el cuidado específico y las necesidades de tus plantas.
¿Sabías que se considera una terapia? La realización de la actividad con el fin de empaparse de sus beneficios por temas médicos se llama jardinoterapia. Cada planta tiene sus necesidades y sus curas. Para que sobrevivan, es importante saber sus requerimientos y llevarlos a cabo así se ejercita la memoria.

La jardinería mejora el estado de ánimo de la persona mayor al sentirse útil, ver que las plantas y flores crecen y recoger sus propios frutos y añadimos la posibilidad de dejar los problemas personales a un lado durante la actividad ya que la mente está centrada en las plantas.
Fortalece el sistema inmunológico. Este beneficio de la jardinería está relacionado con el hecho de hacer actividades al aire libre, se coge la vitamina D del sol, que ayuda a absorber el calcio, fortaleciendo los huesos.
Todo este conjunto de beneficios hace que bajen los niveles de cortisol, por lo que también el estrés. mejora el sueño al estar más tranquilos cuando nos vamos a la cama. Enfocar tu energía en un proyecto que demanda una participación, donde puedes aportar tu creatividad y que te devuelve resultados tan satisfactorios es un ganar-ganar.
Por todo esto recomendamos iniciarse en la jardinería en la vejez. Lo ideal es empezar cuidando pocas plantas y fáciles e ir aprendiendo. ¡Piénselo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.