Cosmética a base de Vino y Vinoterapia

Es una enorme alegría como cada mes volver a saludarlos desde Chile, un país bendecido con mucho vino y de una gran calidad, donde tenemos este maravilloso brebaje para todos los gustos y maridajes.
Y en esta ocasión, les quiero contar una gran noticia, ya que justamente quien les escribe junto a otras dos grandes mujeres, hemos logrado que el vino no solo sea para beberlo, sino que también pueda ser usado en cosmética.
La historia se remonta al año pasado, cuando junto a otras 2 emprendedoras, postulamos a un fondo chileno realizado por el programa de Pro O’Higgins, que tiene el apoyo del SSAF Desafío de Corfo, el financiamiento del Gobierno Regional y su Consejo, y la participación de la empresa socia Minera Valle Central, con el cual logramos adjudicarnos los recursos necesarios para llevar nuestra innovadora propuesta adelante.
Amantes de las viñas y el mundo del vino, decidimos sacar provecho de los orujos (cáscaras y pepitas de uva)

que quedan después de proceso de vinificación, los que en la mayoría de las viñas son tratadas como desechos o usadas como abono, usando lo que hoy en día se conoce como Economía Circular.
De esta forma, y teniendo en conocimiento todas las difundidas propiedades antioxidantes de la uva que la convierten casi en el «secreto de la juventud eterna», conseguimos realizar un kit que incluye distintos productos cosméticos, donde figuran jabones de Vino Tinto, Shampoo sólido de Vino Tinto, Acondicionador Sólido de Vino Tinto y Sales de Baño de Vino Tinto.

Lo anterior, fue posible gracias a los orujos donados por un destacado viñedo, como lo es la Viña Santa Cruz en Chile.
Así impulsamos la firma de cosméticos naturales Actitud Vinicyma, con una línea de productos elaborados a base de vino, mejorando y poniendo al alcance de los interesados lo que se conoce como Vinoterapia, que es un tipo de tratamiento de belleza que se aplica para el cuidado de la piel, el bienestar y la relajación, que tiene carísimos costos cobrados en los balnearios y spa al utilizar el vino y las propiedades antioxidantes del néctar más antiguo en baños de tina o en el rostro, lo que ahora se ve mejorado y sin el uso de alcohol por la iniciativa que les relato, donde incluso contamos con una sal de baño única que incluye orujos de vino.

Carla Fica, nuestra Química Analítica sostiene » El ocupar economía circular al utilizar los residuos de la vinificación para crear nuevos productos cosméticos nos hace sentir muy orgullosas ya que teníamos la preocupación de contribuir con un granito de arena para que la contaminación ambiental sea menor, y acá no solo ocupamos residuos, sino que además no usamos envases plásticos para los Shampoo o el Acondicionador, por ende no queda nada que contamine y era uno de los objetivo propuestos» afirma.
En tanto, Óscar Ávila, director regional Corfo O’Higgins, manifiesta «El vino chileno es destacado a nivel internacional, ya que además representa parte importante de nuestras exportaciones. Actúa como un embajador de nuestra identidad, lo que nos ha otorgado reconocimiento mundial y creemos que sus subproductos como es está firma de cosméticos a base de vino, tienen un gran potencial en el extranjero»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.