Cómo escoger un buen asesor de seguros

El artículo de la edición de junio escribimos porque asegurarse es importante, y qué es lo importante a la hora de comprar un seguro, lo cual te ayuda a proteger tu patrimonio, para alcanzar tu tranquilidad y la libertad financiera.
En este proceso es importantísimo tener a un buen asesor de seguros a tu lado, limitándome hasta hoy a subrayar que no todos los agentes y vendedores de seguros son asesores. Hoy dedico el artículo a compartir con ustedes aquellas actitudes y factores que es conveniente observar para identificar si estamos ante un buen asesor de seguros o no… y como podrás comprobar conforme vayas leyendo, que podrás aplicar muchos de éstos mismos principios en otras áreas cuando necesites un asesor, como un agente de bienes raíces, servicios financieros, contaduría o informática sólo para poner un ejemplo.

  1. Un buen asesor tiene conocimientos sólidos y experiencia
    En el mundo de los seguros es fácil encontrar agentes que toman una capacitación básica para vender los productos de la aseguradora para la que trabajan desconociendo a profundidad muchos productos de los que ofrecen, así como cuales son las fortalezas y debilidades de ese producto contra otros semejantes de la competencia. Se prudente, ya que muchos subsanan esta falta de conocimiento con una gran elocuencia o con una carismática sonrisa.

•Pregúntale qué libros y revistas lee relacionado con los seguros, finanzas personales e instrumentos de inversión y pídele que te recomiende alguno. Un buen asesor siempre buscará estar actualizado y en constante capacitación.
•El tema financiero es importante ya que muchos de los productos son de tipo patrimonial (seguros de vida para los futuros estudios universitarios de sus hijos, dejar a su familia financieramente protegida, o para el retiro tan sólo para poner algunos ejemplos) con diferentes horizontes de inversión (corto, mediano o largo plazo), los cuales se comportan como Fondos de Inversión.
•Quien pretende ser tu asesor no debiera sentirse incómodo por las preguntas, ya que debe comprender que la confianza y la transparencia son las principales virtudes sobre las que se basará su relación a largo plazo

  1. Un buen asesor procura entender tus necesidades parti-culares
    Como en el mundo de los seguros la ganancia del asesor proviene de sus comisiones por la venta de los seguros, es común que encontremos agentes que lo que nos ofrezcan son productos genéricos de lo que estamos buscando (seguro de auto, seguro de vida), o peor aún, de lo que no estamos buscando. ¿Alguna vez tu médico te ha recetado sin primero diagnosticarte?
    ¿Como identificarlo?
    •Tu asesor debiera interesarse en tus preocupaciones, en qué es lo que deseas proteger, haciéndote muchas preguntas para comprender qué es lo que realmente estás buscando y cuál es tu realidad personal y familiar.
    •Otro punto importante que debiera establecer tu asesor es el tiempo de permanencia que tendrás para obtener los recursos de los seguros de tipo patrimonial: No es lo mismo buscar un seguro para estudios universitarios de tu hijo de 8 años que de 16 años. Si ya te está haciendo firmar la póliza y no te ha preguntado por la edad de tus hijos, es clara señal de que no es el asesor que estás buscando.

•Las pólizas que te ofrezca deben ser basadas en tu capacidad de pago, por lo que en base a ello y a la prioridad que das a los diferentes eventos que deseas asegurar, debiera poder presentarte un portafolio de seguros a tu medida.
•Si el supuesto asesor empieza a ofrecerte un producto sin tocar primero los puntos anteriores, entonces estás ante alguien que no está interesado en ti sino en cubrir su cuota de venta de pólizas.
•En general te sugiero evitar a aquellos que te hablan por teléfono para ofrecerte una póliza y que, si no la compras en ese momento, pierdes «la oferta». Si te presionan con un corto período de tiempo para evaluar la opción, es claro que no quieren que la analices… y por algo será. Y en caso de que consideres conveniente un producto similar, mejor acércate a tu asesor. Recuerda que para eso está.

  1. Un buen asesor explica con claridad, paciencia y honestidad
    “Si no puedes explicar algo de forma sencilla, es que no lo en-tiendes”
    A esta frase que algunos le atribuyen a Einstein y otros a Plank yo le agregaría «… o no quieres que tu interlocutor lo entienda». Habrá agentes que en realidad son vendedores agresivos que buscan intimidarte o engatusarte al usar tecnicismos para que tengas la impresión de que saben mucho, así como agentes con gran facilidad de palabra que buscan cómo ocultar su ignorancia respecto a algún punto siguiendo el consejo popular «si no puedes convencerlos, confúndelos «.
    ¿Como identificarlo?
    •Tu asesor debe poder explicarte en un lenguaje sencillo las características de la póliza, qué sí te protege y qué no, qué sucede si decides cancelarla, a qué se refieren los diferentes endosos, en qué momento se te cobra un deducible y cuándo el coaseguro.
    •De igual forma, si le haces una pregunta de la cual no sabe la respuesta, con toda sencillez debe reconocerlo comprometiéndose a investigarlo para responderte. Pero también debe de hacer todas las preguntas que se le ocurran.

•Debe valorar tus preguntas como lo que son: preocupaciones y dudas que tienes sobre las cuales establecerás tu decisión. Por tanto, nunca deberá presionarte dándote tu tiempo y respondiendo a tus inquietudes conforme vayan surgiendo… aún ya hayas adquirido la póliza.
•Y también, de detectar algo que no estás considerando o en lo que pudieras estar confundido, hacértelo ver con tranquilidad y siempre respetando tu punto de vista.
PERMITANOS SER SU ASESOR DE CONFIANZA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.