Autos

El 2024 llega regulando el uso del Asistente Inteligente de Velocidad

Muchos conductores anhelan la velocidad, pero los países cada vez más buscan formas de frenarla: desde radares hasta campañas de seguridad, el objetivo es preservar vidas. Ahora los inhibidores de velocidad de alta tecnología para todos los vehículos nuevos están volviéndose ley, la mayoría de los países proponen equipar todos los vehículos recién matriculados con el sistema a partir de 2024
Esta tecnología, denominada Sistemas Inteligentes de Asistencia de Velocidad (ISA), reduce automáticamente la velocidad del vehículo al exceder los límites de velocidad.
El exceso de velocidad en carretera es un grave problema social y de salud pública en todos los países incluyendo accidentes mortales y con heridos e impactos negativos en el medioambiente
Se trabaja en velocidad excesiva, es una velocidad por encima del límite de velocidad recomendado, velocidad inadecuada es una velocidad demasiado alta para las condiciones imperantes, pero dentro del límite de velocidad y la que combina exceso de velocidad que engloba velocidad excesiva e inadecuada que contribuye a un tercio de los accidentes mortales, la velocidad es un factor agravante de todos los accidentes.
El conocido como Sistema ISA (por sus siglas en inglés) se incluirá de serie en todos los vehículos y busca alertar y poner trabas si el conductor quiere saltarse los límites legales de velocidad. Este sistema, incluido en el navegador del vehículo, muestra el límite de velocidad en la vía por la que se circula, para saber en todo momento si se está superando en límite establecido. También detecta limitaciones temporales de velocidad, contribuyendo de este modo a la mejora de la seguridad vial.
Este asistente de velocidad, que podrá ser desconectado con un botón o pisando a fondo el acelerador, utiliza el reconocimiento de señales o el posicionamiento GPS para alertar y limita la velocidad máxima a la que se circula por carretera. Se establecen tres niveles de afectación:
Informativo: el conductor recibe un aviso sonoro en el volante de que está superando el límite legal máximo.
De advertencia: el vehículo intenta ejercer presión contraria al pie en el acelerador para avisar al conductor.
Interviniente: el vehículo toma las riendas, limitando la potencia a través de su centralita o requiere al conductor pisar el acelerador a fondo para aumentar la velocidad.
A pesar de que las distracciones, en especial por el uso del teléfono celular, son la principal causa de accidentes, los excesos de velocidad siguen siendo protagonistas recurrentes en los fallecimientos.
Es bueno recordar que los asistentes de velocidad son eso: asistentes. No cedamos por completo el poder de nuestras decisiones al auto y mantengamos la atención sobre la carretera para circular con la máxima seguridad posible.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba