Ana María Deik

¿Quién es Ana Maria Deik ?
Ante todo, soy un ser humano en constante evolución, aprendiendo de mi misma y de las personas que están a mi alrededor. Soy una escritora de cuentos infantiles, novela y libros de desarrollo personal. Me apasiona la mente humana, el tema de la gestión emocional y el cómo poner mis dones en función de la humanidad, sobretodo de los niños y adolescentes. Soy una soñadora

empedernida, perseverante, constante, aventurera, divertida, sensible, curiosa por el mundo, humanista, me encanta ver cómo se materializan mis sueños y los de los demás. Soy muy mamá de mis dos adolescentes que son mis maestros de vida: con ellos me he transformado y he tenido a través de tiempo uno de los mayores crecimientos en mi vida.
¿Por qué decidiste escribir literatura infantil? ¿Existe algún libro de literatura infantil que haya marcado tu infancia?

La Literatura infantil llegó a mi vida con una llamada de teléfono en la que me preguntaron si me lanzaría a escribir un cuento infantil para la editorial ZigZag y yo dije sí. Desde ese día han pasado más de 14 años y cada día me enamoro más de la literatura infantil. Decidí quedarme escribiendo cuentos con trasfondo psicológico por dos razones. La primera porque siempre de pequeña y adolescente me costó mucho manejar mi mundo emocional y eso me trajo muchas dificultades en mis relaciones, por ende, tuve que ser resiliente y buscar recursos dentro de mi misma, estrategias y técnicas para superar y salir adelante. La segunda fueron mis hijos, que a medida que fueron creciendo tuve que ir creciendo como mamá y como ser humano para ser capaz de acompañarlos a ellos en sus procesos y poderlo apoyar de la mejor forma posible. Y ellos siempre han sido una gran fuente de inspiración a través de sus preguntas surgieron muchos de los cuentos que escribí o de los retos que tuvimos que enfrentar como familia. Eso me motivó a quedarme enamorada por siempre de la literatura infantil. Me marcaron mucho los cuentos
“La niña de los fósforos” y “El soldadito de plomo”.

¿Qué te motiva a elegir un tema? ¿Vivencias o fantasías?
Me motivan las dos cosas. Podría decir que ganan mis vivencias, lo que he visto, lo que siento que es un tema que hay en la sociedad y que necesito crear personajes fantásticos, lugares increíbles con historias que acompañen ese reto o dificultad y me apasiona cuando los personajes dentro de mis cuentos se transforman porque o bien aparece un elemento mágico que los ayuda y los guía en su camino o ellos tienen una transformación personal, aunque sea pequeña, porque de eso se trata la vida, de evolucionar a través de los aciertos y desaciertos, de intentar y equivocarse, de perdonar, de entender, aceptar y de seguir caminando en el transitar de la vida hacia una nueva aventura.
Porque al final la vida es el camino y nuestra transformación a través de él. Y siempre que pueda aportar a niños y adolescentes herramientas, estrategias y esperanza para que ellos puedan caminar en la vida un poco más seguros, más felices y más en paz lo voy a hacer.

¿Qué no debe faltar en la literatura infantil?
No pueden faltar personajes y lugares que lleven a los niños a echar a volar su imaginación. No puede faltar por ningún motivo que haya una resolución al conflicto que se plantea durante la historia porque son niños y pese a las dificultades que los protagonistas puedan enfrentar siempre hay una salida, un aprendizaje, una transformación y una esperanza.
No puede faltar un lenguaje sencillo y claro, pulido como un diamante porque los niños son sagrados y hay que entregarles los cuentos con delicadeza y corazón.
¿ Qué proyectos estas trabajando o tienes a futuro?
Recién empecé a trabajar en un proyecto que me apasiona muchísimo que es como editora en la fundación Latinitos, en la que vamos a poder apoyar a los niños a los que les apasiona escribir que cumplan sus sueños de ser publicados y que se vayan desarrollando en el ámbito periodístico.
Otro proyecto a futuro es crear un cuento infantil, escribirlo e ilustrarlo, ese sería un reto para mí que quiero lograr.

Y los proyectos a futuro que se me presenten en el camino de la vida y que involucren apoyar a niños y adolescentes a identificar, entender y aceptar sus emociones para que se conviertan en adultos sanos emocionalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.