NADAL, EL MADRID, PARIS Y EL 14

Lograr ganar una competición, un título, o una copa de lo que sea hoy en el mundo del deporte, a nivel
profesional, en general es muy complicado. Cada día hay más competitividad y herramientas tanto
científicas como físicas que puede utilizar los atletas para hacerse mejores.


Dicho esto, nos debe parecer asombroso a los números que han llegado ciertos deportistas o equipos. Y hay un número que en este mes de junio nos ha resaltado más de lo normal. Haciendo referencia al Tenis y el futbol. Ese número es el 14.

Por parte del deporte “blanco” son 14 títulos en total los que tiene en toda su carrera en toda competencia el actual número 1 del mundo, Daniil Medvedev. Al mismo tiempo, son 14 los Masters 1000 (segundo torneo en importancia después del GS) que, exceptuando a Djokovic y obviamente Nadal, tienen ganados el resto de los integrantes del top 10 mundial actualmente.


En adición, 14 es la máxima cantidad de Grand Slams ganados por alguien (Pete Sampras) diferente al “big 3” (Federer, Djokovic y Nadal). 14 también eran los Grand Slams ganados en toda la historia de este deporte por tenistas españoles, tanto hombres como mujeres, hasta el 2005, año del primer Roland Garros de Nadal.

Por otro lado, en el mundo del futbol, tenemos que 14 son los títulos que han ganado de la Liga Premiere en toda su historia Manchester City y Chelsea entre los dos. Equipos hoy muy de moda en Europa. 14 son también las Champions ganadas por equipos ingleses en todos sus años de existencia. Y 14 también son los
millones de dólares de más que se dice que le ofreció
el PSG a Kylian Mbappe para que se quedara en Paris
y no fuera al Real Madrid.
Y después de describir estos asombrosos números,
tenemos que decir que con una semana de diferencia y
ambos en Paris, solamente Rafael Nadal y el Real
Madrid llegaron cada uno a 14 títulos de los torneos
más prestigiosos en los que ambos compiten. Roland
Garros y la Champions League respectivamente. En
solo un lapso de 7 días, coincidiendo en la misma
ciudad y además siendo abiertamente admiradores uno
del otro, el tenista nacido en Mallorca y el club de
futbol de la capital española, dejaron un legado que
probablemente solo ellos mismos podrán romper en el
futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.