Nayib Bukele destaca que durante 11 días no se registró ni un solo homicidio en El Salvador

La lucha contra las pandillas y el trabajo por la seguridad ciudadana han sido las principales banderas del gobierno de Bukele en El Salvador.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, presumió un hecho que, a su juicio, resultaba “impensable” hasta hace poco en el país centroamericano.

De hecho, Bukele aprovechó la ocasión para recriminar a la prensa local por no reportar las cifras correspondientes a la tasa de homicidios durante los primeros 15 días de agosto del presente año.

Los ‘periodistas’ y los medios de comunicación siguen sin reportar esto. Algo que hasta hace poco era impensable en nuestro país. ¿Raro, no? Nosotros seguimos…”, expresó el presidente salvadoreño.

En su trino, Bukele citó un reporte hecho por la Policía Nacional Civil de El Salvador con un comparativo de las cifras correspondientes a la tasa de homicidios durante los primeros 15 días de agosto. En dicho ejercicio, el reporte de 2022 fue comparado con los números registrados en el mismo período de los últimos cuatro años.

Los resultados de la política antipandillas liderada por Bukele son contundentes. Al menos así lo sugiere el reciente reporte publicado por las autoridades de El Salvador. Durante los primeros 15 días de agosto de 2022 no se registró un solo homicidio en 11 de ellos.

La tabla muestra que las únicas excepciones se registraron los siguientes días:

  • 3 de agosto: dos homicidios.
  • 6 de agosto: un homicidio.
  • 7 de agosto: un homicidio.
  • 9 de agosto: tres homicidios.

Más de 50.000 detenidos en menos de seis meses

El presidente de El Salvador apuesta a ganar una “guerra” contra las pandillas que ya supera los 50.000 detenidos en menos de seis meses, mientras su gobierno prepara leyes para encerrarlos por largo tiempo, en medio de cuestionamientos por presuntas violaciones de los derechos humanos.

Bajo un régimen de excepción que se encamina a cumplir medio año, el Gobierno informa diariamente sobre la disminución drástica de homicidios y extorsiones en el país tras las detenciones masivas, de lo que el Gobierno asegura que son pandilleros.

Se ha visto un gran cambio positivo en mi zona, se siente una gran tranquilidad, una gran paz. Antes, temprano en la noche, era silencio total” por temor a las pandillas, confiesa una mujer de 55 años quien se identifica como América, en la ciudad de El Tránsito, a 125 km al este de San Salvador.

Las fiestas patronales de la ciudad recién se celebraron en un ambiente de cierta tranquilidad.

La guerra contra las pandillas “tiene un efecto disuasivo”, afirma el investigador de Escuela Superior de Economía y Negocios (Esen), Carlos Carcach. “Saca de circulación a individuos que presumiblemente son criminalmente muy activos”.

Todo esto bajo un régimen de excepción, que permite detenciones sin orden judicial, declarado en respuesta a una escalada de violencia que se cobró la vida de 87 personas del 25 al 27 de marzo.

Este sistema ha sido prorrogado mes a mes por el Parlamento, controlado por los aliados de Bukele, y continuará al menos hasta finales de septiembre.

Una encuesta de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas en junio reveló que un 89,3 % de la ciudadanía considera que el régimen de excepción promovido por Bukele ayudó “mucho o algo” a controlar la delincuencia en el país.

Los presos acusados de pertenecer a pandillas han pasado de 16.000 a 66.000

De los detenidos, el 85 % son hombres y 15 % mujeres, según cifras oficiales. El 68,9 % es acusado de pertenecer a la Mara Salvatrucha (MS-13), la de mayor presencia en el país, seguido por las facciones Sureños (17,7 %) y Revolucionarios (12,7 %) de la pandilla Barrio 18.

El restante lo concentran las pandillas Mao Mao, MS503, Máquina y Mirada Locos Sureños.

Con el régimen de excepción, los presos acusados de pertenecer a pandillas han pasado de 16.000 a 66.000. Según la última estimación del Gobierno, esas bandas tienen 76.000 miembros, entre presos y libres.

En abril, a pedido de Bukele, el Congreso reformó el Código Penal para castigar hasta con 45 años de prisión a los pandilleros.

Para albergar a una parte de los detenidos, Bukele ordenó la construcción de una gigantesca cárcel para 40.000 pandilleros en un área rural del centro del país, que debe estar lista antes de fin de año.

Presuntas detenciones arbitrarias

Para el director del Observatorio Universitario de Derechos Humanos (OUDH), Danilo Flores, “no todas las personas que han sido detenidas son miembros de pandillas;hay gente inocente que ha sido capturada y que se ha visto afectada en su libertad personal”.

El régimen de excepción da lugar a “graves retrocesos en materia de protección de Derechos Humanos”, sostuvo.

El Salvador ha sido golpeado por una sangrienta guerra civil de más de una década, que culminó en 1992. Agobiados por la pobreza, miles de sus ciudadanos han migrado en los últimos años.

“Dado que no hay nada que atienda los problemas fundamentales que dan origen a las pandillas, o a las razones por las cuales muchos jóvenes se meten a las pandillas, básicamente estamos desperdiciando una nueva generación de salvadoreños con esta medida (régimen de excepción)”, consideró por su parte el investigador de la Universidad Internacional de la Florida, José Miguel Cruz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.