Alquiler a corto plazo, una opción que puede llenar los bolsillos de los inversores en Miami

Conciertos, juegos del Miami Heat, de los Marlins, carreras de Fórmula Uno, fútbol… Miami está cada vez más hot y muchas personas vienen buscando ese tipo de acción. Para disfrutarla, planean quedarse una semana o un poco más en la ciudad, y quieren alquilar apartamentos modernos en edificios con piscina, gimnasio y otras comodidades, ubicados en lugares céntricos Una opción muy interesante es el alquiler a corto plazo, una modalidad que permite que una propiedad se rente por un período de menos de 30 días, según autoriza el condado de Miami. En el sur de la Florida, uno de los mercados de alquileres más caro del país, donde la demanda de propiedades es mucho mayor que la oferta, los proyectos que ofrecen alquileres a corto plazo son una buena fuente de ingresos, y por lo tanto una inversión deseable. Este tipo de proyectos que ofrece renta sin restricciones se están poniendo cada vez más de moda en el sur de la Florida, donde ya se construyen varios que ofrecen esta modalidad. ALQUILER A CORTO PLAZO, UNA MANERA DE INVERTIR EN MIAMI

Para los compradores, la posibilidad de alquilar su propiedad a corto plazo en edificios de Miami aprobados para rentas a través de Airbnb y otras plataformas de alquileres vacacionales, representa una inversión. A la vez que disponen de una propiedad para usarla cuando vienen de visita o de vacaciones, les genera ingresos sustanciales, al tiempo que se va amortizando y adquiriendo más valor. “En Miami, el alquiler compartido es un negocio. El apartamento se paga solo, te da rentabilidad y tienes un lugar donde quedarte”, dijo a el Nuevo Herald Claudia Serna, con una experiencia de más de 23 años en bienes raíces en Miami.

Otra de las ventajas de los proyectos de construcción que ofrecen alquileres a corto plazo es que le quitan el dolor de cabeza al dueño de ocuparse del mantenimiento de la propiedad, ya que ellos ofrecen el servicio de administración de propiedades. Estas características de los alquileres a corto plazo lo convierten en una opción muy apetecible para los compradores extranjeros, que representan una porción importante del mercado del sur de la Florida. ALQUILER DIARIO GENERA MÁS INGRESOS David Arditi, socio fundador de Aria Development, a cargo de YOTELPAD, una propiedad en el downtown de Miami que combina hotel y apartamentos de un cuarto y studios que se pueden alquilar a corto plazo, indica que el atractivo de esta es la flexibilidad que ofrece a los propietarios. “Si les gusta viajar con frecuencia, tienen la opción de alquilar su unidad cuando están fuera, en lugar de dejarla vacía y sin usar”, dice sobre quienes compren en YOTELPAD, que se termina este año.

El urbanizador Edgardo Defortuna indica que los compradores tienen “la percepción” de que si rentas la propiedad diariamente generas más ingresos que si lo haces anualmente. Las casas han sido las que históricamente estaban en un sistema de renta a corto plazo como Airbnb y han generado unos ingresos muy interesantes, dijo Defortuna, dueño de Fortune International Group, indicando que potencialmente va a haber muchas propiedades operando así en los próximos años. El precio promedio mensual de un alquiler a corto plazo en Miami es $8,024, según un estudio de Compare the Market, lo que convierte a la ciudad en el tercer mercado de Airbnb más rentable a nivel global para los anfitriones, después de Las Vegas y Honolulu. OPCIÓN DE ALQUILER A CORTO PLAZO Y TRADICIONAL

Los proyectos de alquileres a corto plazo siempre ofrecen la opción de renta a la manera tradicional, en los que el inquilino firma un lease por más tiempo. Esta es una vía más segura y estable tanto para los propietarios como para los inquilinos, que generalmente cuidan mejor la propiedad. Aun así, Defortuna es cauteloso y propone observar cómo se comportarán los alquileres a corto plazo cuando se estabilice este tipo de mercado, porque aun no hay edificios operando completamente bajo ese sistema.

“Si le puedo dar un consejo al comprador, es que se fije en la experiencia del desarrollador y en la capacidad operativa de estos proyectos, para estar seguros de va a estar bien administrados, para que la ocupación de esas unidades sea lo suficientemente alta para que te den el retorno que estás esperando”, dijo Defortuna.

Por su parte, Serna reconoce que ella no viviría a tiempo completo en un edificio que permita los alquileres a corto plazo, pero que aun así es un “negociazo”. Arditi apunta hacia las ventajas del estilo de vida “transitorio y dinámico” de los proyectos de alquiler a corto plazo, pero reconoce que tienen sus desventajas para quienes prefieren ”la familiaridad y la consistencia de tener los mismos vecinos, algo que no pueden tener en un edificio de alquiler a corto plazo”. Al mismo tiempo, hay que considerar que el aumento de los precios de la gasolina y la inflación van a afectar la capacidad de viajar de muchas personas, por lo que el negocio del Airbnb se verá afectado en la actual situación de la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.