ORIGEN: LA HISTORIA – DESTINO: QATAR

Quedaron definidos los grupos del atípico mundial de Qatar 2022, a celebrarse por primera vez en invierno.
Y más que empezar a predecir lo que podría pasar dentro de casi 7 meses, nos queremos centrar en lo que ha sido la historia. El mejor adivino del futuro normalmente termina siendo el pasado.
Cuando hablamos de un campeón en los mejores torneos del mundo del futbol, comúnmente hablamos de más de un solo nombre propio. Es la institución, es la tradición, es la historia.
Hoy en día que cada vez se inyecta más inversión económica en el futbol, nos queda de consuelo que, por suerte, no es directamente proporcional a los éxitos obtenidos. Porque de lo contrario, este deporte que tanto apasiona se volvería sumamente predecible.
En Europa equipos como el PSG o el Manchester City, año con año nos recuerdan que la historia no se compra. Fracasan en su intento por ganar la Champions, cada año gastando más dinero que el anterior. El Dortmund en 1997 es el último club en presumir que colocaba por primera vez una orejona en sus vitrinas. Y ya ha llovido desde entonces. Casi tres décadas de este suceso.
En el continente americano, hay una menor desigualdad económica, pero pasa algo similar. Se cumplirá el año que viene una década de que un equipo ganaba por primera vez la Copa Libertadores. Aquel San Lorenzo que sorprendía a todos.

Y en el contexto mundial, esto se hace todavía más evidente. Si quitamos los títulos solitarios de Inglaterra 1966 y España en el 2010, el trono de los últimos 70 años, se lo han repartido solamente 4 Selecciones Nacionales.
En conclusión, que ganar también se vuelve una costumbre y sin duda se hereda. Este año tampoco pinta muy distinto. Brasil, máximo ganador mundial, está un escalón arriba de todos. Y los que le siguen en el segundo peldaño, son precisamente los otros tres países mencionados anteriormente.
Francia, queriendo darle continuación a lo que hizo hace 4 años. Alemania, que con su nueva generación y con Flick, el técnico ganador de todo con el Bayern, pintan como un hueso muy duro de roer. Y Argentina que, si bien su juego todavía no convence, hoy en día ostentan el récord más largo de partidos sin conocer la derrota de cualquier selección en el mundo.
Así que ya veremos si se sigue repitiendo la historia y si continuamos mirando hacia al frente por el espejo retrovisor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.