Revocación de mandato: AMLO vence en el primer referendo revocatorio de México para que continúe como presidente con una participación del 17%

«Me quedo y vamos a continuar con la transformación de nuestro país», dijo un sonriente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) este domingo tras conocer los resultados del referendo del que dependía su continuidad como presidente de México.

Los pronósticos se cumplieron y las cifras fueron favorable para el mandatario, quien celebró los resultados, pero con una participación mucho menor a la necesaria para que fueran vinculantes, lo que fue destacado por la oposición en sus críticas.

Con el 99,97% de actas computadas, se demuestra que los seguidores de AMLO lo apoyaron masivamente: el 91,8% de quienes participaron en la primera consulta de revocación de mandato en la historia de México votaron a favor de que continúe en el cargo hasta el fin de su mandato en 2024.

Sin embargo, la participación se quedó en el 17,7%. Para que los resultados de la consulta fueran vinculantes, era necesario que votara al menos el 40% del electorado.

La participación se había convertido en una de las claves de esta jornada electoral, dado que ya se daba por hecho una victoria de AMLO, quien goza de altos índices de popularidad en encuestas, en torno al 60%.

«Una noche histórica»

En un mensaje difundido en sus redes sociales tras conocer los datos del conteo rápido en la noche del domingo, AMLO calificó la jornada de «histórica» y agradeció a la mayoría que votó para que siga al frente de la presidencia. «¿Qué les puedo decir? Pues que amor, con amor se paga, que nunca los voy a traicionar», dijo.

«Estoy muy contento, porque a pesar de los pesares, mucha gente salió a votar el día de hoy. Según los cálculos oficiales, más de 17 millones de mexicanos. A pesar de que no se instalaron casillas (electorales), solo se instalaron el 30% de las casillas que se instalaron en (las elecciones federales de) 2018″, argumentó sobre la participación.

De hecho, subrayó que los votos de los aproximadamente 15,6 millones que apostaron este domingo por su continuidad son más que los logrados por algunos de sus rivales en el pasado, como Felipe Calderón cuando ganó las elecciones de 2006 con 15 millones o como cuando Ricardo Anaya, candidato del PAN en 2018, obtuvo 12,6 millones de apoyos.

Consulta revocacion mandato

El mandatario, que se había comprometido públicamente a respetar el resultado de la consulta aunque no se alcanzara el 40% de participación requerida, dijo esperar que futuros presidentes actúen del mismo modo.

«Si se pierde en una consulta hay que dejar el cargo, no se puede gobernar sin el apoyo del pueblo (…). El gobernante tiene que tener vergüenza, tiene que tener dignidad y no estar a fuerza, porque eso no es democracia», añadió.

Desde la oposición, sin embargo, destacaron cómo los votos logrados por AMLO este domingo están lejos de los 30 millones que lo apoyaron cuando ganó los comicios presidenciales para descartar que estos resultados puedan ser considerados como un éxito para el presidente.

«Morena no logró ni con dádivas ni con amenazas, la mitad de los votos que obtuvo en 2018. El mensaje al presidente fue muy claro: Ya basta de circo, morena y teatro», tuiteó el presidente del Partido Nacional (PAN), Marko Cortés.

«En 2018 te quería el 30%. Hoy te quiere el 16%. Eres minoría absoluta, deja de mangonear el país a tu antojo. ¡La inmensa mayoría te repudia!», publicó en la misma red social el expresidente mexicano Vicente Fox.

El resultado que marcará la recta final de la presidencia de AMLO

Por Marcos González Díaz, corresponsal de BBC News Mundo en México

Los resultados de la primera consulta de revocación de mandato fueron más o menos los esperados, al igual que tampoco hubo sorpresas en su interpretación por parte de partidarios y detractores de la iniciativa.

Así, la oposición subrayó cómo la participación no llegó ni a la mitad de lo requerido por ley para que fuera vinculante. El gobierno, por su lado, destacó el apoyo masivo logrado por el presidente entre quienes acudieron a votar y siguió responsabilizando al INE de que la afluencia de votantes no hubiera sido mayor.

Es cierto que se impuso el llamado a la abstención de quienes no respaldaban esta consulta, pero quizá no tanto como esperaban. Sin lugar a dudas, los más de 15 millones de votos a su favor serán utilizados por AMLO de aquí a que termine el sexenio para remarcar su apoyo popular y cómo dejó su futuro como presidente en manos de la población.

Pensando más allá del final de su mandato en 2024, muchos de los críticos con la consulta habían alertado de que AMLO podría utilizar el respaldo logrado este domingo para perpetuarse en el poder.

Pero AMLO, quien ha repetido en varias ocasiones que se retirará de la política ese año, volvió a descartar la idea esta noche. «No me voy a pasar, porque soy demócrata y no estoy a favor de la reelección», aseguró.

Línea

La batalla de la participación

En la consulta que planteó el año pasado la posibilidad de investigar a expresidentes -la primera realizada al amparo de la legislación- votó menos del 8%. Dos meses antes, sin embargo, las elecciones parlamentarias atrajeron a más del 52% de electores. Pero no hay consultas revocatorias previas en México con las que comparar la participación de este domingo.

La asociación civil Que Siga la Democracia, principal promotora de esta consulta y de la campaña para que AMLO continuara en el cargo, había pronosticado que participarían al menos 30 millones de personas [algo menos del 33% del electorado] y señaló también al INE de poner trabas para la celebración de la consulta.

El enfrentamiento público entre el organismo electoral y los defensores del referendo -incluido el presidente-, de hecho, protagonizó el debate político de las últimas semanas.

Tras no recibir el presupuesto solicitado a la Cámara de Diputados, el INE desplegó unas 57.500 casillas para votar, lo que supone poco más de la tercera parte del número instalado en una elección federal.

La consulta de revocación de mandato llegó a México presentada como un ejercicio de democracia y con el firme apoyo de AMLO.

Sin embargo, la iniciativa pronto fue rechazada por quienes consideraron que esta consulta no era necesaria en este momento y que solo perseguía ratificar en público el apoyo popular del mandatario.

Por ello, y ante la escasa posibilidad de que ganara la opción de que se vaya, la verdadera batalla se centró estas semanas entre quienes promovían el voto por mantener al presidente y entre quienes llamaban a la abstención. De hecho, la campaña por votar a favor de revocarlo fue prácticamente inexistente.

«En la democracia se gana o se pierde, y no hay que optar por la abstención o por decir ‘comovoy a perder, ¿para qué participo?’ (…). Es muy cómodo, muy conservador el decir ‘quiero la democracia cuando me conviene, quiero la democracia cuando voy a sacar provecho'», les dijo AMLO esta noche.

«Hay que participar, la democracia tiene que convertirse en México en un hábito (…). Que nadie olvide que el pueblo es el que manda, que el pueblo pone y el pueblo quita», insistió horas antes el presidente al depositar su papeleta en la que, tal y como adelantó, escribió «¡Viva Zapata!» para que fuese considerada nula y no decantarse por ninguna de las dos opciones.

Apoyo a AMLO vs. abstención

Entre la población, tal y como se preveía, el ambiente y voluntad para participar este domingo se vio claramente dividido.

«He decidido votar porque para mí es un derecho ciudadano, que podamos tener la voz para sacar o dejar a un presidente. Nosotros pagamos con estos impuestos este tipo de medidas, tenemos el derecho», le dijo a BBC Mundo Nadia Cecilia Reyes, una ama de casa, a la salida de su colegio electoral en Ciudad de México.

Alfredo Rivera, un administrador de empresa, aseguró que el objetivo de la consulta no era realmente valorar a AMLO sino sentar un precedente para que esta iniciativa se celebre también en próximos gobiernos con futuros presidentes.

«Esta revocación de mandato tiene que ver no con el presidente en turno. Hoy vamos a votar para que continúe, porque estamos a gusto con su gobierno, sino para que las próximas generaciones tengan la oportunidad de quitar a esa persona que no está cumpliendo con su mandato», le dijo a BBC Mundo.

«Creo que es mejor votar. Si quiero que no continúe, voto para que no continúe. Abstenerse creo que no es correcto porque al final es un ejercicio que tenemos que entender que es para nuestra democracia, y el mexicano no debe estar segmentado en un ejercicio como este», respondió Rivera al ser preguntado por la previsible baja participación.

Pero muchos mexicanos no estaban de acuerdo con participar y, a pocos metros de ese mismo colegio, se les veía pasar el domingo almorzando con familia y amigos. Como a Rafael Gómez, un empresario sentado en un restaurante cercano.

«Yo no voy a votar porque creo que esto no sirve de nada y solo es una pérdida de dinero. Si querían medir la popularidad del presidente, que hubieran hecho otra encuesta y ya», afirmó tajante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.