Manu Ginóbili ingresa al Salón de la Fama: los argumentos que lo hacen parte de la Clase 2022

La noticia se había adelantado el jueves, pero este sábado llegó la oficialización en la previa del Final Four del Torneo NCAA: Manu Ginóbili ingresará al Salón de la Fama, el Naismith Memorial Hall of Fame, como parte de la Clase 2022.

El bahiense era uno de los 4 exNBA finalistas para la votación (Michael Cooper, Marques Johnson y Tim Hardaway, los otros) y parecía contar con buenas opciones de recibir el visto bueno para llegar a Springfield, con su caso pasando a manos del Comité de Honores para definir si era inducido o no. Finalmente, el argentino recibió la aprobación.

¿Cuáles son los argumentos principales del bahiense para haber sido aprobado y llegar a Springfield? Hay muchísimos que se podrían destacar, pero los siguientes siete parecen sobresalir por encima del resto.

El espíritu del Salón la Fama

«To honor and celebrate basketball’s greatest moments and people«. Esa es la frase que resume la misión del Salón de la Fama, de acuerdo a la propia organización. «Honrar y celebrar los momentos y la gente más grande del básquet«. No habla de logros individuales, de estadísticas ni de premios… habla de grandeza, tanto de jugadores como de momentos.

Y allí lo de Manu luce indiscutible. No hace falta ser un experto en su carrera para entender el legado que ha dejado el bahiense en la liga norteamericana, tanto desde movimientos específicos, como desde la transformación del rol del sexto hombre en una figura central para muchos equipos.

Mientras que si hablamos de momentos grandes y memorables, pocos en estas últimas décadas acumulan más que Ginóbili a la hora de la definición de los campeonatos y las instancias finales de cada temporada. Grandes acciones defensivas, tiros ganadores, highlights inolvidables, pases dignos de la creatividad de un artista de este deporte. Grandeza y Ginóbili son sinónimos.

El historial en Playoffs

Va de la mano con lo mencionado de los momentos grandes, pero es importante repasar algunos datos que enmarcan el legado de Ginóbili en la etapa de postemporada.

  • Aparece 25° en puntos en Playoffs. Y los 24 que tiene por delante son hall of famers o lo serán una vez que se retiren o cumplan con los plazos que deben esperar para ser inducidos.
  • Figura 24° en asistencias en postemporada.
  • ¿Libres? 18°.
  • ¿Robos? 10° puesto.
  • ¿Triples? 7° posición.
  • ¿Partidos jugados? Octavo.
  • ¿Victorias? También octavo.

Y todo con cuatro anillos en sus manos, jugando un rol clave para cada uno de ellos. Con semejante currIculum, no es alocado sostener que Ginóbili es uno de los 25 jugadores de mejor historial en Playoffs de todos los tiempos.

Nominado en su primer año

Una señal positiva para Ginóbili y sus opciones era que había sido nominado por el Comité Norteamericano en una Clase 2022 sin demasiados otros nombres fuertes, además de recibir esa nominación en el primer año en el que es elegible.

Eso lo diferenciaba claramente del resto: 13 de ellos ya habían sido nominados y rechazados previamente, mientras que Tom Chambers era el único otro nominado por primera ocasión, pero en su caso pasaron 20 años (se retiró en 1998) en los que fue elegible y ni siquiera pudo conseguir esa candidatura.

De los 15, Manu era el único cuyo caso todavía no ha sido rechazado por el Comité anteriormente.

Una preocupación menos

Una vez que se conocen los finalistas del Comité Norteamericano, los mismos son puestos a votación del Comité de Honores para definir la aprobación o rechazo de cada caso (deben sacar al menos 18 votos positivos entre los 24 miembros). Sin embargo, hay una etapa intermedia que puede borrar de lleno las posibilidades de algunos finalistas: la Junta Directiva puede eliminar de la consideración a cualquier finalista que considere ha «dañado la integridad del juego«.

Básicamente a lo que se apunta es a no incluir en el Salón de la Fama a jugadores que tengan un legado negativo fuera del campo. Algo que podía reducir las opciones de algunos de los candidatos para esta Clase 2022, pero que lejos estaba de ser una preocupación para Manu, quien siempre ha tenido una conducta intachable y ejemplar.

El aval de las estadísticas avanzadas

Puede que las estadísticas básicas de Manu no estén a la altura de otros miembros del Salón de la Fama, por la simple razón de que siempre priorizó su rol dentro del esquema de los Spurs por encima de la búsqueda de números individuales en un contexto más favorable para conseguirlos. Pero cuando se mira más allá de esos números, también encontramos evidencia clara de una carrera totalmente legendaria.

Las win shares son un aproximado del aporte de un jugador a las victorias de su equipo. A lo largo de su carrera, Manu promedió 0,19 cada 48 minutos, siendo esta la 33° marca más elevada de la historia.

El box plus-minus es otra referencia estadística del aporte general de un jugador y allí se observa a Ginóbili en un todavía más alto 24° lugar histórico.

El value over replacement player apunta al valor que ofrece un jugador por encima de lo que daría un jugador promedio en su lugar. El VORP de carrera de Manu es el 38° más alto de todos los tiempos.

¿Su rating defensivo? El 41° mejor de la historia.

El más parecido a un Hall of Famer

Cuando hace algunos meses se analizó el historial de cada nominado de esta Clase 2022, en comparación con los miembros que ya fueron inmortalizados en Springfield, Manu fue por lejos el que tuvo mejor rendimiento. La comparativa se hizo en base a factores como puntos de carrera, All-Star Games, títulos, quintetos All-NBA, win shares en Fase Regular y win shares en Playoffs, con los números del argentino en esos ítems representando un 11,2% superior a la media de un integrante del Salón de la Fama.

Los otros 14 nominados quedaron por debajo de esa media: Michael Cooper con un -10,4% y Chauncey Billups con un -13,7% fueron los únicos otros que siquiera se acercaron a los promedios.

El test visual y los intangibles

Olvídense de los números, los logros, los grandes momentos y háganse una pregunta muy simple: ¿Es la carrera de Manu Ginóbili digna del Salón de la Fama? Cualquiera que haya disfrutado sus años en San Antonio, probablemente llegue a la misma respuesta. Y sin demasiado debate al respecto. Después de todo, no hablamos de una ciencia exacta. No hay una cierta cantidad de puntos o campeonatos que un jugador tenga que haber sumado para llegar a Springfield.

Hay muchísimos factores que se pueden considerar intangibles y que pueden inclinar la balanza en favor o en contra de un determinado candidato. La sensación es que en el caso de Ginóbili, esos intangibles le jugaron ampliamente a favor.

Hay muchos argumentos para esgrimir en su favor, pero al final de cuentas, Manu merecía ser un hall of famer porque eso es exactamente lo que ha sido durante toda su carrera.

Recopilado por CHEVES FERNANDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.