El presidente del París Saint-Germain promete «muchos cambios» para crear una «nueva era» en el club

Tras conseguir retener a su jugador estrella en un momento en que parecía claro que ficharía con el Real Madrid, el presidente del París Saint-Germain, Nasser Al-Khelaifi, ha prometido «muchos cambios» para «crear una nueva era» en el club.


Incluso hace un par de semanas, parecía muy improbable que Kylian Mbappé permaneciera en la capital francesa. Por las imágenes y los videos en los que se le veía cenando en Madrid, su fichaje por el Real empezaba a parecer inevitable.

Después de una temporada tumultuosa en la que el PSG solo ganó el título de la Ligue 1, un trofeo que el despedido entrenador Mauricio Pochettino admitió que «no era suficiente» para las ambiciones del club, y se derrumbó de forma impresionante una vez más en la Liga de Campeones, habría sido difícil imaginar un futuro brillante para el equipo francés si Mbappe se hubiera ido.

Incluso con Lionel Messi y Neymar en las filas del PSG, no hay duda de que Mbappé es el activo más preciado del club, tanto en el terreno de juego como económicamente.

En el Parque de los Príncipes se respira una sensación de alivio por el hecho de que el PSG haya podido convencer a su joven superestrella de que firme un nuevo contrato de tres años, pero Al-Khelaifi insiste en que aún queda mucho trabajo por hacer durante el verano.

El presidente del PSG dijo a Amanda Davies, de CNN, en París: «Seguramente habrá muchos cambios». «Vamos a anunciarlo probablemente [al] final de la semana».

Estas palabras sonarán especialmente inquietantes para Pochettino y el director deportivo del PSG, Leonardo, ya que se especula con el futuro de ambos en el club parisino.

Cuando se le preguntó si habría un nuevo entrenador en el banquillo, Al-Khelaifi respondió: «Queremos crear una nueva era del París Saint-Germain; un nuevo proyecto, aire fresco. Creo que es muy importante que todo el mundo vuelva a estar motivado».

«La derrota en la Liga de Campeones no fue fácil, de la que asumo la responsabilidad», añadió Al-Khelaifi, en referencia a la derrota en cuartos de final ante el Real Madrid, a pesar de que el PSG dominó los dos partidos de la eliminatoria.

«Soy el presidente y soy responsable, pero todo puede pasar y todo pasará en el futuro. No estoy culpando a nadie, quien se quede o se vaya, soy uno de los primeros responsables con cualquier cosa, por los resultados”.

«Así que no estoy culpando a nadie y esto es realmente importante para mí, pero al final, ya sabes, tenemos que elegir. Tenemos que tomar decisiones”.

«Tomaremos algunas de ellas, algunas de ellas llegarán pronto y creo que realmente lo que queremos conseguir básicamente [es] ser más fuertes que la temporada pasada, y ese es el único objetivo que quiero, ser más grandes que la temporada pasada».

“Somos uno de los grandes clubes”

A pesar de que los rumores de la salida de Mbappé circularon durante meses, Al-Khelaifi afirma que siempre se mantuvo «muy confiado» en que el jugador de 23 años se quedaría en París.

Pero esta temporada ha sido quizá más difícil de lo que nadie en el club podía imaginar. Cuando el PSG anunció el verano pasado el fichaje de Messi, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, como agente libre tras su salida del Barcelona, pocos habrían esperado el desempeño que tuvo el equipo.

Incluso la parte positiva de la temporada, el título de la Ligue 1, fue recibida con desprecio por los aficionados.

Después de que el PSG empatara en casa con el Lens (1-1) y consiguiera su décimo título, un récord en Francia, gran parte del público del Parque de los Príncipes abucheó a su equipo en el descanso y abandonó el estadio a 15 minutos del final del partido.

Frustrados por la vergonzosa derrota del equipo ante el Real Madrid en la Liga de Campeones, los aficionados hicieron saber sus sentimientos y el estadio se había vaciado casi por completo a los 10 minutos del pitido final. Los jugadores incluso se saltaron la tradicional vuelta de honor tras ganar la liga.

Al-Khelaifi admite que hubo «muchas cosas» que no salieron bien esta temporada.

«Ganamos la Ligue 1, que creo que la gente dijo que era muy fácil, pero ganar el trofeo nunca es fácil», dijo. «[En la] Liga de Campeones, honestamente creo que no lo hicimos mal, hasta los 65 minutos del segundo partido contra el Real cuando controlamos todo el partido”.

«Aquí deberíamos ganar por cuatro a cero, pero el Real ganó y mereció ganar. Enhorabuena para ellos. Esa es la verdad. En la Liga de Campeones hay más detalles, siempre pequeños, y hay que tener suerte y también creer en uno mismo, en los jugadores y en todo el personal”.

«Realmente creemos que somos uno de los grandes clubes hoy en día, yo mismo lo creo, y todo el mundo tiene que creer y trabajar en ello. Cuando llevas la camiseta del París Saint-Germain, eres un gran jugador en un gran club y solo ganas aquí, esa es la mentalidad que queremos crear”.

«A veces no es fácil, lo sabemos, pero eso es lo que queremos construir, el espíritu y la mentalidad ganadora».

“Hay amor”

Gran parte de los comentarios en torno al nuevo acuerdo de Mbappé han girado en torno a las supuestas sumas de dinero exorbitantes que le otorgaron; Al-Khelaifi dice que se reunió con Mbappé y su familia en numerosas ocasiones durante el proceso de negociación, pero insiste en que no hablaron de «nada más que de fútbol».

Al quedarse en el PSG, Mbappé se convierte en el jugador mejor pagado del fútbol mundial con un salario de alrededor de 1 millón de libras (US$ 1,25 millones) a la semana, tras embolsarse una prima de fichaje que ronda los 100 millones de libras (US$ 125 millones), según Sky Sports.

Pero, en cambio, Al-Khelaifi cree que Mbappé solo estaba motivado por el proyecto deportivo que le presentaba el PSG y la oportunidad de seguir representando al club de su ciudad al más alto nivel.

«Lo único que le importa: solo el deporte y el fútbol», dijo. «Tenemos el mismo objetivo… básicamente, queremos ganar y él quiere ganar. Es un luchador; es un ganador”.

«No hay que olvidar que es parisino, que es francés. Ama a su país. Ama a su club. Ha jugado en el club durante cinco años, hay una relación. Hay amor entre él, el club, los aficionados y su país. Así que creo que fue muy importante y la gente quizá lo subestima”.

«Piensan que solo se trata de un contrato y de quién puede ofrecer más, lo cual no es [cierto] en absoluto. Creo que es realmente increíble. Además de ser un jugador increíble, el mejor del mundo, también es una persona fantástica».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.