DeSantis supera los US$ 100 millones para la carrera de reelección de Florida, y envía una señal al campo republicano de 2024

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, recaudó más de US$ 100 millones para su esfuerzo de reelección, el primer candidato a gobernador en el Estado del Sol, y quizás en todo el país, en alcanzar el hito de las nueve cifras únicamente a través de donaciones.

La asombrosa suma no solo le da a DeSantis una ventaja sin precedentes sobre los demócratas que intentan derrocarlo este noviembre, sino que también envía un mensaje indiscutible al campo potencial de aspirantes republicanos a la presidencia de 2024 de que ya existe un contendiente prometedor con un profundo apoyo de los principales donantes y votantes de base por igual.

Es el tipo de habilidad para recaudar fondos que “lo catapulta al nivel más alto de posibles candidatos republicanos”, dijo Scott Reed, un operativo veterano del Partido Republicano y ex estratega principal de la Cámara de Comercio de EE.UU.

“Él ha grandes porciones –US$ 5 millones y US$ 10 millones por recaudación de fondos– y las está consiguiendo y eso es una señal de advertencia”, indicó Reed. “DeSantis es la comidilla de todos los cocteles republicanos y de todas las reuniones organizacionales. Su apoyo abarca la clase económica y los conservadores del movimiento. Y esa es una combinación fuerte al principio del juego”.

Los últimos números de recaudación de fondos para DeSantis no se harán oficiales hasta este lunes, la fecha límite del estado para informar los totales de marzo. Sin embargo, una revisión de CNN de las contribuciones publicadas en el sitio web de su comité político, Friends of Ron DeSantis, mostró una recaudación de US$ 6,1 millones en marzo. Su campaña y comité político, que son entidades separadas que trabajan para su reelección, habían informado previamente que recaudaron US$ 96 millones combinados este ciclo hasta febrero.

Si bien la proliferación de comités políticos y las diferencias en las leyes de financiación de campañas dificultan la comparación de las cifras de recaudación de fondos entre los límites estatales, parece que DeSantis es el primer candidato en cualquier estado en eclipsar US$ 100 millones por completo en donaciones. Según los datos mantenidos por el organismo de control de finanzas de campaña OpenSecrets, los dos candidatos a gobernador anteriores que acumularon US$ 100 millones en campañas (la ex ejecutiva comercial y candidata republicana en 2010 para la gobernadora de California Meg Whitman y el gobernador de Illinois JB Pritzker, cuya familia es propietaria de los hoteles Hyatt) financiaron sus campañas casi en su totalidad con su propio dinero.

Sin embargo, DeSantis no es rico de forma independiente. Antes de convertirse en gobernador en 2019, DeSantis sirvió menos de tres mandatos en el Congreso. Antes de eso, fue abogado en la Marina. Su patrimonio neto es de US$ 348.000, según su formulario de divulgación financiera más reciente.

En cambio, DeSantis ha batido récords de recaudación de fondos al confiar en una combinación de fuentes. Ha recibido contribuciones significativas de los partidos estatales y nacionales y ha viajado por todo el país para recaudar fondos de donantes republicanos ricos. Su comité político ha recaudado grandes cheques de empresas influyentes de Florida y pequeñas donaciones de los 50 estados.

Gobernador de Florida, Ron DeSantis, firma proyecto de ley contra plataformas de redes sociales

DeSantis también ha aprovechado la red de donantes del expresidente Donald Trump, incluido el cofundador de Home Depot, Bernie Marcus, el director ejecutivo de WeatherTech, David MacNeil, y el magnate naviero Richard Uihlein y su esposa, Elizabeth. Todos han dado sumas de seis cifras al comité político de DeSantis.

Debido a que el dinero se recaudó para una carrera estatal, es poco probable que pueda usarse para ayudar a DeSantis en una campaña federal, en caso de que se presente en el futuro. Pero el expresidente George W. Bush demostró cómo un bombardeo incesante de recaudación de fondos en una carrera estatal puede impulsar una posible candidatura presidencial.

Al igual que DeSantis, Bush en 1998 era un titular republicano ampliamente visto como un serio contendiente para la próxima carrera presidencial. Bush señaló que sería un candidato formidable para la Casa Blanca al presentar llamativas cifras de recaudación de fondos en el camino hacia un histórico margen de victoria en el estado de Lonestar.

“He visto a mucha gente recaudar ese tipo de dinero antes. No siempre significa éxito”, dijo Charlie Black, quien trabajó en la campaña presidencial de Bush. “Bush tuvo éxito con esa estrategia. Lo más importante que tiene que hacer DeSantis es mantener la vista en el balón y asegurarse de que sea reelegido”.

Otros contendientes potenciales para 2024 están notando la destreza de recaudación de fondos de DeSantis, incluido Trump. El expresidente ha monitoreado de cerca qué exdonantes han abierto sus chequeras al gobernador de Florida, dijeron previamente a CNN personas cercanas a Trump.

ANÁLISIS | Donald Trump le envía un mensaje claro a DeSantis: ¡Ni te acerques a las elecciones de 2024!

Trump reiteró a The Washington Post esta semana su creencia de que “hizo” a DeSantis cuando respaldó al congresista menos conocido y sin fondos suficientes en las primarias republicanas de 2018 para gobernador de Florida. Agregó que no cree que DeSantis, ni ningún otro aliado, se postule en 2024 si el expresidente está en la carrera.

“Si me postulo, no puedo imaginar que ellos quieran postularse”, dijo Trump. “Algunos por lealtad habrían tenido dificultades para postularse”.

Un asesor de un posible candidato presidencial reconoció que importantes donantes republicanos probablemente vean en DeSantis “una oportunidad para entrar en la planta baja” de una futura campaña presidencial, una que presente al único candidato que se acerca al apoyo de Trump en las encuestas de principios de 2024. Pero el asesor agregó que DeSantis tiene más que demostrar que ser un recaudador de fondos exitoso.

“A pesar de toda la atención que está recibiendo, DeSantis no ha sido probado en gran medida”, dijo el asesor. “Cuando miras el campo potencial para 2024, se destaca como la persona que nunca se ha enfrentado a un desafío monumental y eso sucederá durante el próximo año y medio. Será un momento crucial para él”.

La ventaja de DeSantis

Es posible que otros aspirantes a 2024 tengan que pasar de puntillas alrededor de Trump y recaudar dinero a través de comités de acción política con vagas declaraciones de misión sobre ayudar a elegir a los republicanos. Pero como candidato que se postula para la reelección en un estado de alto perfil, DeSantis no tiene que poner excusas para tener una audiencia con donantes republicanos de renombre.

La lista de donantes de su campaña para gobernador es quién es quién de la clase económica del Partido Republicano: el empresario John Childs, el administrador de fondos de cobertura Paul Tudor Jones, el exfinanciador de capital privado y exgobernador de Illinois Bruce Rauner, el propietario de los Gigantes de San Francisco, Charles Johnson, y el magnate de la carne seca Troy Link, entre otros.

Es una mezcla de patrocinadores anteriores de campañas presidenciales, aliados de Trump y algunas personas, como el administrador de fondos de cobertura Ken Griffin y el presidente de Interactive Brokers Group, Thomas Peterffy, que miran más allá de Trump en 2024. Peterffy le dijo a Bloomberg News el año pasado que preferiría ver a DeSantis como el candidato presidencial republicano en 2024 porque es menos impulsivo que Trump. Griffin descartó respaldar a Trump si se postula nuevamente.

El gobernador de Florida ataca a Fauci en su campaña de reelección 2:24

Rob Stutzman, un consultor republicano con sede en California, dijo que la recaudación de fondos de DeSantis hasta la fecha “ciertamente confirma la sabiduría convencional de que él es el favorito para la nominación que no es Trump”.

“Demostrar ese tipo de red de recaudación de fondos es lo que otros candidatos notarán cuando evalúen si ingresar al campo para competir contra él”, afirmó. “Puede ser un problema que también sigue generando los celos de Donald Trump”.

Nick Larossi, cabildero y principal recaudador de fondos de DeSantis, dijo que el apoyo del gobernador entre los donantes creció durante la pandemia de coronavirus, cuando desafió a los expertos médicos y levantó las restricciones a las empresas y las escuelas antes que la mayoría de los demás estados. Obtuvo más apoyo a medida que se convirtió en un obstáculo frecuente para el presidente Joe Biden, a menudo desafiando las políticas de la Casa Blanca sobre medidas de mitigación del coronavirus, vacunas e inmigración.

“Seguro que lo convierte en un competidor nacional formidable”, dijo Larossi sobre la creciente red de recaudación de fondos de DeSantis. “Pero también creo que hay un mensaje más grande y uno que el gobernador espera que la gente del partido vea y es hacer lo que dices que vas a hacer y no pedir disculpas por ello, lo que generará apoyo”.

DeSantis tiene otra ventaja que alimenta su impulso de recaudación de fondos sin precedentes: las leyes de financiamiento de campañas de Florida no limitan las contribuciones a los comités políticos. Tal como están las cosas, los donantes republicanos adinerados de todo el país y las corporaciones prominentes de Florida han entregado cheques de cinco y seis cifras para apoyar directamente el esfuerzo de reelección de DeSantis. Griffin aportó US$ 5 millones en una sola donación. La Asociación de Gobernadores Republicanos ha aportado más de US$ 10 millones.

Es una ventaja que también comparte el gobernador de Texas, Greg Abbott, otro candidato republicano potencial para 2024 que se enfrenta por primera vez a una pelea de reelección este año. Abbott recaudó US $93 millones hasta el 19 de febrero para su carrera contra el demócrata Beto O’Rourke, según OpenSecrets.

Pete Quist, el subdirector de investigación de OpenSecrets, ha estudiado los datos de recaudación de fondos de los gobernadores durante años. Dijo que los titulares se benefician cuando no hay límites de contribución “porque obtienen dinero de los intereses y los cheques llegan antes y son más grandes”.

La legislatura de Florida aprobó un proyecto de ley que prohíbe algunas enseñanzas en las aulas sobre orientación sexual e identidad de género

DeSantis se postuló para gobernador en 2018 como el antídoto para un gobierno estatal que describió como invadido por cabilderos y dinero corporativo.

La campaña de DeSantis llamó a su oponente primario republicano, el favorito del establecimiento Adam Putnam, un cómplice del “dinero de interés especial” y un “habitante del pantano”. Tomando prestada una línea de Trump, DeSantis prometió “drenar el pantano en Tallahassee que necesita ser drenado al igual que Washington”.

Sin embargo, desde que fue elegido, las ambiciones políticas de DeSantis se han beneficiado de la generosidad de algunas de las entidades más poderosas y políticamente conectadas de Florida. Su comité político ha recaudado casi US$ 3 millones de las mismas compañías y comités políticos afiliados a la industria que donaron más de US$ 150.000 a Putnam, incluidos Disney, compañías de servicios públicos y un PAC administrado por agentes inmobiliarios estatales.

La campaña de DeSantis se negó a comentar para este artículo.

Los demócratas hacen campaña desde atrás

Florida, con sus comunidades diversas y dispares repartidas en media docena de importantes mercados televisivos, es un estado notoriamente costoso para montar una campaña. Se espera que los candidatos recauden puñados de dinero en efectivo o aporten dinero de sus propios bolsillos para ser competitivos en las contiendas estatales.

Pero incluso para los estándares de Florida, DeSantis se ha convertido en un caso atípico. Ya superó el récord de US$ 88 millones recaudados durante el ciclo electoral de 2014 por su predecesor, el ahora senador Rick Scott, un exejecutivo de atención médica que ayudó a financiar su propia campaña. DeSantis está en camino de eclipsar pronto los US$ 113 millones que él y su oponente de 2018, el demócrata Andrew Gillum, juntos recaudaron en su costosa y reñida carrera por la gobernación. Y aún faltan siete meses para el día de las elecciones.

Mientras tanto, los demócratas que intentan derrotar a DeSantis todavía buscan su equilibrio. Hasta febrero, el representante de Estados Unidos Charlie Crist, exgobernador como republicano y candidato demócrata a gobernador en 2014, había recaudado US$ 7,1 millones con US$ 4,7 millones aún disponibles. A la comisionada estatal de Agricultura, Nikki Fried, le quedaban alrededor de US$ 3,6 millones de los US$ 6 millones que informó haber recaudado hasta febrero, mientras que una tercera candidata, la senadora estatal Annette Taddeo, había recaudado menos de US$ 1 millón. La elección primaria es el 23 de agosto.

ANÁLISIS | Los demócratas contraatacan mientras los republicanos apuntan a la educación para impulsar sus campañas en los suburbios

El Partido Demócrata de Florida no respondió a las preguntas sobre su plan para competir con la ventaja de recaudación de fondos de DeSantis. Steve Schale, consultor de la campaña demócrata, espera que el dinero fluya a Florida una vez que el partido tenga un candidato, pero DeSantis, dijo, “todavía va a gastar más, incluso en los escenarios más optimistas de mi lado”. La brecha en los recursos permitirá a DeSantis “dictar completamente los términos de la conversación” a lo largo de la campaña, agregó Schale.

“Cuando no tienes suficientes fondos, tienes que tomar malas decisiones constantemente”, comentó Schale, quien participó en campañas pasadas para gobernador. “Estás eligiendo entre cortarte el brazo derecho o el izquierdo y esperar que no te desangres hasta morir”.

Quizás lo más desalentador para los demócratas es la cantidad de efectivo que aún tiene DeSantis. Su campaña tenía US$ 88,5 millones disponibles hasta febrero.

Un asesor republicano con sede en Tallahassee desde hace mucho tiempo dijo que la broma en la capital es que el equipo de campaña de DeSantis es el “grupo más pobre de personas ricas del estado”. Al igual que Trump, DeSantis tiene la reputación de analizar cada dólar gastado por su campaña. A pesar de su creciente perfil político, DeSantis no contó con personal de campaña hasta hace relativamente poco tiempo, y sigue siendo una operación bastante limitada.

“Eventualmente, esos recursos se desplegarán”, dijo Iarossi. “Es frugal. Esa es su reputación. Y esa es parte de la razón por la que la gente se siente bien dándole”.

El año pasado, el segundo gasto más grande para el comité político de DeSantis fue US$ 560.000 gastados en inventario de mercadería de campaña. Eso no es típico de una campaña con este tipo de flujo de efectivo. Pero DeSantis ha generado varias rondas de titulares (conocidos en el mundo político como medios ganados) al lanzar artículos de campaña provocativos, como “Don’t Fauci My Florida” koozies y “Fauci Can Pound Sand”, después de que el jefe asesor médico de Biden, el Dr. Anthony Fauci, y una manga de dos pelotas de golf que dice “El gobernador de Florida tiene un par”.

“Él revisará los presupuestos y las nuevas contrataciones y cuánto se está pagando. No quiere desperdiciar el dinero de la campaña. Es muy particular”, dijo Larossi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.