TRAS LAS DOCE CAMPANADAS

Tras los balances de cierre de año, que pueden tanto frustrar como motivar, pero que casi siempre exigen el esfuerzo de revisar los recursos que todavía existen para enfrentar lo posible en el nuevo año, este tañido es para despertar a la realidad de que lo que crees que es quizás no lo sea, y que aquello que creías que no podía ser posiblemente sea más probable de lo que te imaginas.

Desde el 2020 tu voluntad ha sido puesta a prueba para sobreponerte e intentar comprender lo que sucedía dentro de un contexto cambiante por causas diversas, que van desde el desconocimiento hasta el capricho político o la conveniencia; pero pudiste, ya que estás leyendo este artículo.

En ese esfuerzo adaptativo existe una clave que, citando a Antoine de Saint-Exupéry, por tan esencial es invisible a los ojos: Tú.

Siempre se trata de ti y de cada uno; por lo cual, en educación, adoctrinamiento, elaboración de perfiles, motivación, técnicas de manipulación, mercadeo, etc., sea cual fuere la táctica empleada para poner en marcha la estrategia elaborada, en el centro estás tú como objetivo.

No se trata de iniciar el año con intenciones de perder peso sino de ganar salud; tampoco se trata de proponerse dejar de fumar sino de poder respirar y caminar sin cansarte… porque te lo mereces.

Puedes ver la vida desde la óptica de ganar-ganar sin reparar en qué estás perdiendo al pretender ganar, incluyendo amor y relaciones que llenan.

Esta paradoja en la que al ganar se pierde y al perder se gana, se resuelve cambiando el observador y generando nuevos significados.

La campana de hoy es para que modifiques tu programación dirigiéndola a maximizar tu potencial… humano.

¿Cuáles son tus significados?

Nos leemos la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.