ERRORES COMUNES AL DISCIPLINAR A LOS NIÑOS

Los padres y las madres cada año nos enfrentamos a nuevos retos en la crianza. Cada etapa trae sus desafíos y, como humanos que somos, solemos cometer errores a la hora de disciplinarlos. Lo primero es ser compasivos y entender que todos tenemos nuestros días y no siempre estamos en la misma disposición para educar con amor y disciplina a la vez. Lo importante es que siempre podemos reflexionar sobre lo que NO está funcionando y tomar decisiones oportunas que nos permitan redireccionar nuestro accionar por el bien de la familia.

Estos son algunos errores comunes que cometemos al tratar de disciplinar a nuestros hijos:

1-Pensar que los límites son dañinos. Todos necesitamos límites. Al establecerlos, estamos mostrando amor y enseñándoles que las acciones tienen consecuencias, por tanto hay que aprender hasta dónde se puede llegar

2-Etiquetar. Debemos sancionar la conducta del niño, no su persona. “Lo que hiciste es incorrecto por tal o cual razón”, en lugar de “Tú siempre lo haces todo mal, eres insoportable”. Las etiquetas marcan profundamente el autoestima.

3-Amenazar. Cuando amenazamos provocamos miedo y el cambio del niño vendrá producto del pánico que sentirá por lo que puede ocurrirle si no cumple, no será un cambio fruto de la reflexión sobre su propia conducta.

4-Comparar. A nadie le gusta ser comparado. Somos únicos, nadie es igual a otra persona. Tenemos habilidades distintas, cada quien nace con sus dones. Cuando le decimos a un niño que otro es superior a él o que debe comportarse como su hermano o su amigo, en realidad le estamos diciendo “No eres suficiente, trata de llegar a ser como él o ella”. Eso duele y lacera bastante.

5-Invalidar sus emociones. Tratemos de dejar que nuestros hijos sientan lo que quieran sentir: miedo, rabia, dolor, alegría, frustración… Cuando encapsulamos las emociones nos dañamos internamente y al final esa emoción saldrá de alguna forma y nos enfermará de mala manera.


La propuesta es disciplinar con amor, tener autoridad sin autoritarismo. Dejar a nuestros hijos ser, pero enseñarle límites sanos y cuáles son las consecuencias de sus actos. Que sepan expresar sus emociones sin dañar a otros ni dañarse a sí mismos. Para eso, debemos ser sus modelos, enseñarle que nosotros también tenemos emociones y derecho de no siempre estar bien.

Recuerda estas dos frases poderosas:

1-ESTÁ BIEN NO SIEMPRE ESTAR BIEN

2-SIEMPRE ES POSIBLE VOLVER A EMPEZAR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.