Un Recuento del 2021

Llegamos al final del 2021 con una larga historia que contar en lo referente a Bienes Raíces. En mis 33 años de trayectoria en esta industria pensé que ya lo había visto casi todo. Me equivoqué, todavía me faltaba mucho por ver y aprender pues el 2021 nos mostró una cara desconocida en las ventas de bienes raíces.

He aquí una lista de algunos fenómenos que inflaron los precios (no los valores) de las propiedades:

· Alta demanda

· Bajo inventario

· Aumentó el precio de la madera

· Escasez de materiales de construcción

· Falta de mano de obra

· 1 de cada 2 compradores extranjeros puso su mirada en el sur de Florida

· Los intereses para financiamiento se mantuvieron bajos

· Las familias decidieron vivir más cerca después de la experiencia vivida con la pandemia

· Los padres optaron por viviendas con más espacio para los niños

Todo lo anterior y algunos otros factores provocaron la explosión de un mercado donde la gente pareció volverse loca y apostar por propiedades como si se tratara de una subasta. Todos fuimos espectadores de larga colas para ver casas y después la pugna por conseguir la aceptación de un contrato.

Los desarrolladores de nuevas viviendas controlaron las ventas a cuentagotas. ¿Por qué? Muy sencilla la respuesta: la escasez de materiales de construcción provocó un aumento en los precios y los constructores no pueden arriesgarse a vender una propiedad sin saber cuál será el costo de fabricación. Por tal razón van vendiendo en la medida que pueden almacenar los materiales para estar seguros del costo y además los precios de las nuevas viviendas aumentan todas las semanas. A todo esto, se suma la falta de mano de obra, han desaparecido las personas que desean o necesitan trabajar y por consecuencia aquellos que rinden sus servicios exigen un pago más alto.

Dicen que después de la tormenta viene la calma y el 2022 según los expertos comenzará la estabilización del mercado de bienes raíces. Al parecer todavía nos queda mucho por ver del efecto o las consecuencias de la pandemia, pero en lo relacionado a esta industria quizás el cambio beneficie a los compradores.

Hay rumores que los intereses para financiamiento subirán, esto no debe asustar a los compradores porque cuando los intereses suben los valores bajan y viceversa, por lo tanto, quizás el pago mensual sea más bajo, aunque el interés sea un poco más alto.

Al final de cada año calendario hacemos un recuento y lo más importante es quedarnos con lo positivo. Cuando miramos a nuestro alrededor siempre hay muchas razones para dar gracias a Dios porque tenemos muchas bendiciones a pesar de algunas circunstancias.

Vamos a prepararnos para recibir el 2022 con optimismo y energía para enfrentar los retos que vengan y superarlos. Aprovecho para desearles todas las bendiciones que se merecen y desearles unas felices fiestas en familia.   ¡Feliz Navidad !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.