LA TECNOLOGÍA, LA NUEVA ADICCIÓN DIGITAL

Con el pasar de los años, la tecnología ha sido uno de los mecanismos que mayor comodidad le ha brindado al ser humano. Tal es el caso, por ejemplo, de los celulares que día tras día se han convertido en prácticamente una extensión más del cuerpo humano. Es por eso por lo que la dependencia a este dispositivo electrónico cada vez es mayor y algunas veces hasta preocupante. 

A comienzos de octubre del presente año, se presenció uno de los hitos que mayor ansiedad generó entre los cibernautas: Facebook, Instagram y Whatsapp dejaron de funcionar por unas cuantas horas. Hay quienes aseguran que este suceso fue lo mejor que les pudo haber pasado ya que pudieron sentir una desconexión total del ámbito social – digital. Sin embargo, hay quienes dicen que ese suceso fue espantoso porque se sintieron aislados e identificaron la dependencia directa de los celulares y redes sociales en sus vidas. 

Es entonces cuando surge el “síndrome de abstinencia social” en el que psicológicamente se gesta una sensación de ansiedad al no poder generar las mismas relaciones sociales a las que nos vemos acostumbrados todos los días. Algunos psicólogos consideran que, en la actualidad, la dependencia a la tecnología es tal que es considerada como una adicción al mismo nivel que las drogas. Evidentemente afirmar lo anterior no es una sorpresa. El problema surge cuando los peligros y situaciones negativas son más grandes que los beneficios que ofrece la tecnología. Por ejemplo: los niños más pequeños resultan ser, en la mayoría de los casos, aquellos que mejor manejan un celular para su conveniencia porque no conocen qué es manipular un teléfono antiguo y el smartphone que está en sus manos prácticamente sería su única realidad. Sin embargo, son los que más vulnerables están en un medio digital.

Ahora bien, el problema social de la dependencia a la tecnología se acrecienta conforme pasan los días ya que cada vez tenemos más artilugios inteligentes, pero cada vez somos “menos pensantes”. Algo hay que resaltar y es que ahora, en la mayoría de los casos, definitivamente somos más eficientes con el uso de la tecnología. Es por eso por lo que, quienes aseguran que la tecnología es negativa para la vida de los seres humanos, tal vez dejan a un lado los múltiples beneficios que tenemos gracias a la tecnología. 

Actualmente más del 83% de habitantes del planeta tierra poseen algún tipo de conexión a internet. Lo cual nos indica que de una u otra manera, todos estamos interconectados y, por lo tanto, todos formamos parte de un todo. Un todo que resultará, al parecer, ser un mundo de realidad aumentada en el que podríamos estar más cerca del mundo, pero más alejados físicamente entre nosotros.  

Finalmente se considera que aislarse de la tecnología en un mundo cada vez más interconectado podría ser misión imposible. Sin embargo, para quienes deciden sacarle el mayor provecho a la tecnología, definitivamente podrían estar en cualquier parte del mundo y aprender lo que ellos deseen sin la necesidad de compartir físicamente un espacio en cada tarea; de por sí, estaríamos conectados, pero no necesariamente estaríamos presentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.