Estilo de vida 

Miazuela, mi país en suelo extranjero

En pocos días recibiré a un amigo de la infancia a quien no veo desde hace treinta años. Viene de California, específicamente de un pueblo petrolero en el medio de la nada donde solo tierra, arena y un par de bares amenizan la zona. 

Estará solo cuatro días en Miami, y me he encargado de armar una agenda tan extraordinaria que estoy segura no sólo le costará agarrar sus maletas y regresar a su ciudad perdida, sino que recordará todo lo venezolano que es y que ha olvidado entre tanto Walmart, fútbol americano y días de acción de gracias. 

Miami es sin duda un refugio seguro para muchas culturas latinoamericanas, entre ellas la venezolana. Cada vez más, te topas de frente con mucho de nuestro folclore nacional y de nuestra gastronomía. La frescura de los cachitos con un marroncito claro u oscuro (término que usamos para pedir el mejor café del mundo) en Moises Bakery, las crujientes y deliciosas arepas de Doggies, el pollo a la brasa de Franciscas con su guasacaca y yuca hervida, o las cachadas más ricas que jamás hayas probado, hechas con maíz tierno y queso de mano fresco y suave en K chapas, son solo algunas de las opciones que encabezan mi lista. 

Otra joya es nuestra pastelería influenciada por esos bienaventurados inmigrantes que decidieron hacer vida en nuestras tierras la cual se desnuda entre milhojas, profiteroles y colas de langosta en Vía Veneto, un lugar a donde también asisten paladares foráneos ávidos de dulces atómicos. 

Luego está nuestra música, con presentaciones de músicos legendarios como la banda Guaco, el solista Frank Quintero, o el trío C4trio (ganadores de un premio Emmy) que pareciera que se hubiesen puesto de acuerdo para tocar la misma semana en que Rafael estará aquí. 

Nuestra diosa del flamenco, Siudy Garrido, también estará dándole forma al romance español con su espectáculo original Bailadora, en el Adrienne Arsht. 

Y bajo este mismo romanticismo cerraremos nuestra última noche escuchando coplas aconsonantadas en JH carne en Vara con sus poetas de música llanera quienes con su arpa, cuatro y maraca cuentan sus propias proezas y grandezas de ser llanero. Sin duda, este será un viaje único que lo hará despertar de su larga siesta americana.

Mariana Carles 

305-608-0115

carlesmariana@gmail.com

Related posts

Leave a Comment