Mamas Latinas 

Construyendo una sana autoestima

La autoestima tiene que ver con la percepción de valía sobre uno mismo. Amarse y cuidarse es el deber principal de todo ser humano y los niños y las niñas no escapan de esta loable tarea. Aquí te dejo seis consejos para ayudar a tus hijos a ir construyendo una autoestima sana, sin importar su edad:

1. Acéptalo/a tal cual es. Si comete un error, critica su comportamiento, no su persona. Evita comparaciones odiosas y enséñale que es normal cometer errores, que es parte de la vida y que tú también los cometes a diario.

2. Dedícale atención plena cuando estén juntos, sin distractores; pasen tiempo de calidad en compañía; dale abrazos, dile palabras afectuosas, míralo/a a los ojos. Estas son las acciones que tu hijo/a nunca olvidará. Son de esas cosas que el dinero no puede comprar y que valen más que el oro.

3. Establece límites; contrario a lo que suele pensarse, cuando pones límites le das seguridad y le demuestras que te importa su bienestar. Un niño al que se le da rienda suelta crece sin estructura, va por el mundo como un caballo desbocado y, créeme, no te lo va a agradecer en el futuro.

4. Permítele elegir entre las opciones que le des; por ejemplo, entre dos meriendas. Así va ejercitando su poder de elección. Muchas veces he visto niños incapaces de escoger lo que quieren hacer, comer, jugar, etc. Esto repercute en su vida adulta, en la que tampoco sabrán seleccionar lo mejor para ellos.

5. Reconoce las acciones buenas que hace diariamente. Valida sus emociones, nunca las reprimas. Déjalo/a llorar, reír, quejarse, tener miedo, que sepa reconocer lo que siente y por qué lo siente. Desde pequeños pueden ir aprendiendo a gestionar sus emociones correctamente.

6. Sé tú también un buen modelo de sana autoestima. Enséñale que estás orgullosa de ti y que te amas tal como eres, no te maltrates con palabras dañinas y valora tus logros por pequeños que puedan parecer.

Cuando le enseñamos a nuestros hijos a construir una autoestima saludable le estamos regalando el tesoro más grande del mundo, pues le servirá durante toda su vida, le permitirá tomar decisiones asertivas, disminuir la probabilidad de padecer trastornos psicológicos y recordar siempre que él o ella es la primera persona a la que debe cuidar, amar y proteger. No hay nada más hermoso y poderoso que el amor propio.

Related posts

Leave a Comment