Estilo de vida 

Eneagrama tipo 7

Happyando, con Mariana Carles

Una lluvia seca y con viento me condujo al recinto donde me anunciarían mi eneatipo. Me detuvo una puerta en la que colgaba una gran estrella de David, pero incompleta, llena de colores, y con un montón de números y aristas que indicaba diferentes tipos de personalidades. 

Al entrar, me topé con un hombre alto, de rostro ajado y misterioso, pero de sonrisa amable, quien me anunció que pronto empezaríamos con la sesión. Atravesé el salón y me senté en el último sillón de la habitación, iluminado por una luz pobre y casi tartamuda que no dejaba avistar al resto de los invitados, y en donde me esperaba un cuestionario de 135 preguntas que me llevaría a la revelación de mi personalidad. 

¿El resultado?  Soy eneatipo siete: insegura de mí misma, ansiosa, vivo con miedo y en el futuro, tiendo a la superficialidad, y a divagar en mil cosas a la vez. Al mismo tiempo soy entusiasta, positiva y llena de buena energía. Reconozco que me quedé largo rato intentando reconocerme en los aspectos que el Eneagrama define como sombras. Creo que es nuestra naturaleza resistirnos a examinar nuestro lado oscuro. 

Sin embargo, esta vez me prometí que sería diferente y decidí detenerme a reflexionar sobre el resultado, y en cómo utilizarlo a mi favor para mejorarme a mí misma y mi relación con los que me importan. 

Al final, ¿no estamos todos aquí para experimentar y transitar la vida por medio del ensayo – error?  ¿Y si mejor le cambiamos el nombre “error” por enseñanza? Seguramente haríamos de nuestro viaje algo más parecido a una hermosa copla. Así que agarré mi diagnóstico dignamente y comencé a reconocer en cada uno de ellos el milagro de estar viva. No era responsable de que se hubieran gestado en mí, pero sí de hacerme cargo de ellos. Comencé con pequeñas acciones. 

Mi miedo lo he venido convirtiendo en valor al decir sí a lo incómodo y a lo desconocido, claro está, sin poner en riesgo mi dignidad y usando mi sentido común. Mi ansiedad ha mutado a paciencia usando la respiración consciente con un ejercicio práctico que consiste en inhalar, retener el aire un par de segundos mientras te recuerdas mentalmente – “yo soy mi respiración”, para luego exhalar. Esto también ha sido mi salvación para reconocer que el presente es lo único que tengo y poder callar el coro de fantasmas que revoloteaban mi cabeza todos los días condenándome a vivir en un futuro inexistente. ¿Te atreves a descubrir el tuyo? 

www.test Eneagrama.com/web/fullTest.html

Related posts

Leave a Comment