AVARICIA Y DESHONESTIDAD

Lo que hemos visto en las últimas semanas en el fútbol ha sido la mejor demostración de cómo la avaricia y el desenfrenado deseo de obtener más dinero ha llevado a situaciones insospechadas en los diferentes continentes. Pero con mayor descaro en la Confederación Sudamérica de Fútbol – CONMEBOL – que no tienen el menor interés de respetar las normativas internacionales con respecto a la pandemia, a pesar de que, repite por doquier que cumple rigurosamente su protocolo médico. Aspecto que fue puesto al descubierto en el último partido por eliminatorias para Qatar 2022 Brasil vs. Argentina que apenas se jugó 5 minutos.

Recordemos que hasta el mundial de Italia 90, la fase de clasificación de la angurrienta CONMEBOL se jugaba en tres grupos, dos de 3 equipos y otro de cuatro. Eran pocos partidos. Para el mundial que se jugó en USA en 1994, ya los radares buscaban más actividad, se hicieron grupos de cinco, con ocho partidos cada equipo. 

Pero desde el mundial jugado en Francia la clasificación se convirtió en ida y vuelta, un total de 18 juegos. Más dinero de la televisión para la CONMEBOL, más dirigentes encarcelados por corrupción, más impunidad en los países miembros, más errores arbitrales y más desesperación por ingresar al círculo de poder. De allí que esta entidad sudamericana sea llamada por el ex portero paraguayo José Luis Chilavert “La CORRUPTOL”. 

En el tema arbitral también se ha desarrollado una estrategia que permite permanecer por más años a los árbitros de su entorno e interés, que según la edad límite aprobada debieran de retirarse. Dándole luz verde para que permanezcan en la actividad futbolística por más años, bajo la especialidad del camaleónico VAR. Sigla con la que se conoce a la Asistencia al Árbitro por Vídeo (en inglés, Video Assistant Referee). Sistema implementado por la FIFA con el fin de eliminar los diferentes errores arbitrales, y se utiliza en las competiciones del globo. 

Como todos sabemos, el sistema consiste en una serie de cámaras cuyas imágenes son evaluadas en una habitación con monitores por parte de árbitros FIFA que determinan la decisión a tomar por parte del colegiado principal de un encuentro. Experiencia que, según nuestra opinión, no ha logrado cubrir las expectativas para lo cual fue elaborado el protocolo VAR y que cambia de lineamientos según la ocasión, al fiel comportamiento de un camaleón.

Sin embargo, sin importar resultados, ha creado una nueva categoría de jueces FIFA que ven asegurados sus ingresos económicos por más años – al no tener otra actividad profesional que ejecutar en sus países de origen ya que sólo se dedicaron a arbitrar durante su edad productiva – y sin que se justifique su participación. Esa es la realidad de la avaricia de la CONMEBOL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.