Deportes 

EL IDILIO DE CUBA Y LAS OLIMPIADAS.

Acabó recientemente la fiesta deportiva más grande del planeta. Un año más tarde de lo previsto, pero finalmente se llevaron a cabo los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Y lejos de mirar el top 10 del medallero, el cual en los últimos 20 años edición tras edición luce muy similar, nos gustaría ir un poco más allá.

Los investigadores y conocedores del deporte olímpico exponen que comúnmente los éxitos o preseas van asociadas a diferentes indicadores de un país o incluso continente. Por un lado, está la fortaleza económica de una entidad o la cantidad de habitantes.   Estos aspectos por separado o combinados dan muchas más probabilidad de medalla. De estos, se desprenden claros ejemplos de los países más dominadores como Estados Unidos, China y Rusia.

Otros expertos atribuyen las conquistas a factores políticos, dígase decisiones de gobierno de darle prioridad al deporte. O factores culturales, que son estos países que han traído el deporte muy arraigado desde hace siglos. Las naciones de Europa oriental en el primer caso y Estados como Gran Bretaña y Australia en segundo, son modelos de esto.

Pero luego de todas estas investigaciones, análisis expertos y cuestiones financieras, esta Cuba. País con poco más de 11 millones de habitantes, rodeado de agua, con decisiones políticas no siempre compartidas por el pueblo y con condiciones financieras precarias en la actualidad, que va y se coloca como el 14vo mejor país del mundo a nivel deportivo.

Y si como decíamos al inicio, describimos mejor ese medallero, nos encontramos que la Isla caribeña terminó empatada con China con el mejor porcentaje (22%) de atletas llevados por cada delegación que regresaron con medalla.    Así mismo, si igualamos un poco más las condiciones y contamos las medallas ganadas por cada millón de habitantes del país, tenemos también que Cuba se ubica 3era en este rubro. Solo por detrás de Holanda y Australia.

El debate da para mucho más y las pautas a analizar en un deporte olímpico por federación y por país son mucho más amplias, como por ejemplo las rondas clasificatorias previas a los juegos. Pero es muy bonito ver que en igualdad de condiciones y con abstinencia de cuestiones políticas y económicas afloran mucho más los factores que son la esencia del deporte; la constancia, mentalidad, el gen competitivo y la propia correcta ejecución técnica de cada disciplina. Y en eso, no cabe duda que pocos en el mundo son como los cubanos.

Related posts

Leave a Comment