Mamas Latinas 

Hablemos de lactancia

La leche materna, también llamada “oro líquido”, es el primer alimento que debe recibir el recién nacido, pues contiene todos los nutrientes que necesita para crecer sano y fuerte. 

Los beneficios de lactar a tu bebé son innumerables y están basados en ciencia, no en una mera opinión. Entre ellos se destacan los siguientes: fomenta el desarrollo cognitivo; reduce la mortalidad del lactante; el riesgo de cáncer de ovario y de mama es más bajo en la madre que lacta; existe menos propensión al sobrepeso y la diabetes. 

A pesar de todos estos beneficios, existen ciertos factores que dificultan la lactancia. 


1. La falta de políticas públicas que acompañen y eduquen a las madres. Muchas madres no lactan simplemente por desconocimiento o porque en sus trabajos se les hace imposible disponer de momentos para extraerse leche y poder llevársela a su bebé.  

2. Retrasar el comienzo de la lactancia. Esta debe ocurrir dentro de la primera hora de nacido del bebé y mientras más se retrase este momento más difícil será tener una lactancia exitosa. 

3. Introducción del biberón en los primeros días de nacido. Esto causa confusión de succión, pues la manera en que debe succionar el pecho no es la misma que utiliza con el biberón.  

4. Ponerle horarios a la lactancia en lugar de hacerlo a demanda del bebé. Eso de “ponlo 15 minutos de cada pecho” es falso e irrespetuoso. El único que sabe si ya está satisfecho es tu bebé. 

5. Agarre incorrecto del pecho. El bebé no solo debe agarrar el pezón sino gran parte de la areola. De lo contrario, causará un dolor indescriptible.  

6. Desconocimiento del mecanismo de producción de leche: a mayor demanda, mayor producción. 

Despojarnos de mitos que arropan la lactancia es esencial para tener éxito. Decir que es una tarea fácil no es sincero. Implica muchísimo compromiso, amor, dedicación, empeño, perseverancia. No te rindas, edúcate, busca grupos de apoyo sobre el tema, allí te sentirás acompañada y responderán todas tus dudas. 

A pesar de todo lo dicho, si por más que lo intentaste no pudiste lactar, no te sientas culpable, lo más importante es que tú y tu bebé estén bien, la conexión madre-hijo va mucho más allá de la manera en que lo alimentes, lo más grande que puedes darle es tu amor incondicional y el calor de tus brazos cada vez que lo necesite.

Related posts

Leave a Comment