Inquilinos protegidos por ADA

Los agentes de bienes raíces tenemos que ser conscientes de los posibles efectos de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA ) de 1990, relativa a nuestros negocios, la misma requiere el cumplimiento de sus disposiciones relativas a la discriminación y la accesibilidad para las personas con discapacidad en el lugar de trabajo y/o vivienda.

Título III de la ADA (Americans Disabilities Act) requiere que los lugares públicos y centros comerciales estén diseñados, construidos o modificados para cumplir con las normas de accesibilidad para las personas con discapacidad.  El edificio debe ofrecer alternativas a los escalones, puertas estrechas, baños demasiados pequeños, etc. Una persona con una discapacidad incluye a cualquier persona que tiene un impedimento físico o mental que limita sustancialmente una o más de sus / sus principales actividades de la vida, que incluyen funciones como el cuidado de uno mismo, realizar tareas manuales, caminar, ver, oír, hablar, aprender y trabajar.

Los agentes inmobiliarios también tenemos una responsabilidad en la Ley de la Agencia en relación con el cumplimiento de la ADA en la venta, la compra o el arrendamiento de instalaciones comerciales para los demás.   Los licenciatarios deben revelar todas las conocidas violaciones de ADA a los compradores, vendedores o arrendatarios. Si la demanda se mantiene bajo la ADA por discriminación contra una persona con discapacidad, los agentes pueden considerarse en parte responsables de los daños si no revelaron infracciones a la ley ADA conocidas.

Los dueños de propiedades para la renta deben estar al tanto de dicha ley, que implica la obligación de permitir cualquier cambio o reforma necesario en la propiedad para el uso del inquilino si su condición de incapacidad lo requiere.

Hace algunos años un cliente nuestro no estaba de acuerdo en permitir los cambios necesarios en su propiedad para el acceso de silla de ruedas, pero la condición física del inquilino requería varios cambios y la compañía de un perro, lo cual no estaba contemplado en su lista de requisitos en el momento de poner la propiedad en el mercado para la renta, nosotros le informamos de sus derechos y obligaciones, no obstante el decidió consultar un abogado y finalmente accedió a dichos cambios, pues los inquilinos con necesidades especiales están protegidos por la ley ADA.

Este ejemplo es una de las muchas razones por las cuales los servicios de un agente de bienes raíces son una gran ayuda en todas sus transacciones. Estoy a su servicio llamando al 305.216.9399 o vía e-mail lourdes@lourdesseda.com para dar respuesta a sus preguntas y servirle en su compra, venta o renta residencial o comercial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.