LA MAGIA DEL DECANTADOR (PARTE 2)

Que maravilla saludarlos en otra nueva edición, cuando tener salud es una verdadera bendición y espero que todas y todos en sus hogares tengan la fortuna de estar sanos, en mi caso desde Chile les envío mis cariños gigantes.

Seguimos ahora con la segunda parte de «La Magia del Decantador» donde es necesario que sepan que el vino embellece el momento en el que se produce la degustación, por ende se hace importante el hecho de decantarlo cuando corresponda y saber hacerlo.

Puede ser en una ocasión especial, sentados alrededor de la mesa, con nuestra pareja, los amigos o incluso para disfrutarlo de forma individual.
Es así como debemos vertir el vino suavemente por las paredes del decantador. Si cataremos un vino joven, vertiremos directamente el contenido en el decantador. En el caso de vinos añejos, procuraremos realizar el proceso lentamente y evitando que el sedimento pase al recipiente, manteniéndolo dentro de la botella. Si el vino es de más de 10 años, dejaremos una parte sin vertir en el decantador.
Dejamos airear durante al menos 30 minutos para que el vino se oxigene y reproduzca todos sus aromas y sabores para luego servirlo en una copa.
El decantador de vino es un producto que todo aquel que disfrute del placer de degustar un buen vino va a necesitar y lo agregará a su rutina y se puede encontrar en la sección de accesorios para el vino de la tienda tiendas especializadas.
Finalmente, me despido recordándoles que el momento con una copa de vino es un tiempo que vivimos repleto de sabor y magia.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.